42 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI'023
De un tiempo a esta parte existe la corriente de opinión en círculos cinematográficos vertebrados en torno al cine fantástico y, por ende, de terror, de que el genuino y verdadero Festival de Cine de Terror Hispano con mayúsculas habita desde hace algunos años -no sabría decir cuántos- en Molins de Rei, con el conocido popularmente como Terrormolins.
En estreno
 
ESPECIAL NEIL JORDAN REVISITADO (PARTE I, 1982-1994)
El pasado 6 de enero fallecía, a los ochenta y dos años, Peter Bogdanovich, uno de los realizadores norteamericanos poseedor de un conocimiento enciclopédico sobre la Historia del cine de su país. En cinearchivo.net rendimos nuestro particular tributo-homenaje a Bogdanovich con la publicación de un dossier dividido en dos partes que
HARRISON FORD RECIBE POR SORPRESA LA PALMA DE ORO
El 1 de diciembre de hace 87 años nació Allen Koninsberg en Nueva York, adoptando al cabo del tiempo el nombre artístico de Woody Allen. Sometido en los últimos años al escrutinio de la prensa más sensacionalista y de las redes sociales, Allen rueda en París estas semanas su largometraje número 50 tras las cámaras, Wasp 22. Aunque no se se sabe con certeza podría tratarse de su despedida de los platós cinematográficos. Sea como fuere, Woody Allen no ha dejado de salir del foco mediático ya sea gracias la publicación de su libro autobiográfico
56 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
La quincuagésimo sexta edición del Sitges Film Festival -nombre genérico de este certamen internacional- tuvo lugar entre los días 5 y 15 de octubre de 2023 en la apetecible, turística y soleada población del Garraf. Más de doscientas cintas pasaron por el Festival a modo de premières internacionales, estrenos nacionales, reestrenos o recuperaciones, o bien segundas oportunidades tras el paso por otros festivales (San Sebastián, Venecia, Toronto,…). Un éxodo de cintas a tierras catalanas con el fin primero de dar a conocer una serie de títulos al mercado internacional y local, para así satisfacer al público allí congregado. Invitados, estudiantes, jurados y, en menor medida, la prensa cada vez menos especializada, se dieron cita en tan majestuoso -en apariencia- Festival de Cine mayoritariamente adscrito al Fantástico.
DRIVE MY CAR (2021)
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
SIDNEY LUMET: UNA CONCIENCIA PROGRESISTA
En los años cincuenta –de hecho, su opera prima– dirigió Doce hombres sin piedad (1957). En los sesenta, firmó adaptaciones de prestigio de la altura cinematográfica de El prestamista (1964). En los setenta, amén de dos afamados thrillers protagonizados por Al Pacino, rubricó Network, un mundo implacable (1976). A principios de los ochenta, y de forma casi consecutiva, nos entregó tres de los más poderosos dramas de la década, El príncipe de la ciudad (1981), Veredicto final (1982) y Daniel
42 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI'023

  

  

                     


         DE BRUJERÍA Y OTROS «RITUALES» CINEMATOGRÁFICOS 

Crónica de Àlex Aguilera Couceiro

 


De un tiempo a esta parte existe la corriente de opinión en círculos cinematográficos vertebrados en torno al cine fantástico y, por ende, de terror, de que el genuino y verdadero Festival de Cine de Terror Hispano con mayúsculas habita desde hace algunos años —no sabría decir cuántos— en Molins de Rei, con el conocido popularmente como Terrormolins.
Es asertivo, pues, hablar del certamen como un punto de encuentro del auténtico fan del género que se desplaza desde diferentes lugares de la geografía catalana y, en menor medida, nacional, hasta la sede principal del mismo: La Peni. Un lugar emblemático, asociación cultural sin ánimo de lucro, que alberga el gran grueso de la programación durante diez días y cuyo colofón es la legendaria Maratón de Cine de Terror, que este año retoma las dieciséis horas —interrumpidas, eso sí— conmemorando el cincuenta aniversario de su puesta en escena europea como iniciadora de tan trepidante y larga sesión de películas de género.
    En uno de los festivales más antiguos del continente en materia fantástico-terrorífica no podía faltar un film de inauguración que representara mejor el carácter desenvuelto, macabro y perturbador de un certamen que este año lo dedicaría a Las brujas en su amplia acepción. El elegido fue La mesita del comedor (2022), que, si bien el propio título no podría resultar un reclamo al aficionado de a pie, sí lo fue su extraña idea acerca de un simple y hortera mueble —cada vez más inutilizable— que desencadena una suerte de hemorragia fílmica con grandes dosis de humor en su primera y excelente media hora de diálogos veraces y ocurrentes. Lo incomprensible del asunto es que dicha cinta finalizada el pasado año, no concurriera en el hermano mayor de Molins de Rei, Sitges, por una serie de prejuicios o una elección incierta y quizá polémica. No es menos evidente decir que la cinta, sin ser redonda, mantiene su tono durante todo el metraje sin escatimar en ser original en ciertos aspectos —la irrupción de la niña que acosa a su vecino mucho mayor, con actitudes sexuales infundadas o el machismo relevante del afectado—.
   Este año Terrormolins contó con menos secciones (Videodrome, entre ellas) que anteriores ediciones, contrariamente a lo que suele suceder en otros lugares. Hermanado con el Festival de Cine Fantástico y de terror de San Sebastián —según cuentan las leyendas, más caótico y desenfadado—, el Festival dividió sus secciones en la Oficial —incluyendo con buen tino, la inaugural—; Being Different (más bizarra que la competitiva); Bloody Madness (más Gore si cabe); Fuera de Competición (con propuestas ignotas o que pasaron en su día casi desapercibidas, caso de El cuco, con homenaje incluido a su directora y productora Mar Targarona); y las tradicionales, dedicadas al corto de terror, competitivo o especial Globus (vía online, recuperada del 2021). Asimismo, se pudieron visionar media docena de cintas en pantalla grande dedicadas a las llamadas Brujas y sus múltiples ramificaciones. Destacando por encima de ellas, la proyección de Lords of Salem (dentro de la Maratón final); Häxan, la brujería a través de los tiempos (imprescindible cinta muda) o la sobrevalorada The Love Witch (2016). Como complemento del ciclo se seleccionaron, a través de la plataforma Filmin, una veintena de títulos que mucho tenían que ver con la brujería. Títulos clásicos y otros no tan conocidos cerraron este homenaje a las denostadas figuras femeninas ancestrales, hoy en día, acto de resarcimiento por una parte de la sociedad. Vamos a dar paso a cada una de las secciones, a las cuales pudimos asistir.
 
SECCIÓN OFICIAL
Trece fueron las cintas que se incluyeron en la sección dotada de más premios —incluyendo fotografía e intérpretes—, entre las cuales, la multipremiada cinta argentina Cuando acecha la maldad (premio a la mejor dirección de Damian Rugna); la ancestral y demoníaca Vive dentro; el Slasher visto hasta la saciedad, aunque con algún giro temporal interesante, It’s a Wonderful Knife, ycon actores estereotipados a propósito; el espectacular elenco de La espera sobresaliendo por encimFotograma del film "It's a Wonderful Knife".a de un guion en exceso retorcido; la correcta cinta norteamericana, New Life, première española en Molins; la británica Raging Grace; la coreana Sleep, vista en Sitges, y con una gran acogida del público a pesar de su inestable y grotesca propuesta; la francesa Vermin: la plaga, recurrente en cuanto al empleo de insectos hostiles —en este caso, arañas venenosas— en una comunidad aislada; la sorpresa de Sitges’23, VHS 85, secuela con tonalidades tan sangrientas como sus predecesoras; la coproducción canadiense-pakistaní In Flames, con implicaciones más geosociológicas y culturales que terroríficas; la disfuncional cita animada inglesa premiada al mejor guion en Sitges y Molins de Rei, Stopmotion; y, finalmente, la première mundial de The Puppetman, un psycho-thriller con ribetes del primerizo Renny Harlin en Prison (1987), aquí desarrollando esa posesión extramuros de una cárcel y rogando por su inocencia en el corredor de la muerte su principal protagonista (Brandon Christensen, actor, director y guionista del film).
 
BEING DIFFERENT
Siete títulos fueron seleccionados para armar una sección que como su propio nombre indica intenta ser diferente en su esencia al resto de propuestas más convencionales y contextualizadas dentro de los márgenes del certamen, esto es, el horror.
    La atípica cinta noruega Good Boy abrií la sección como parábola social a partir de un comportamiento animal (un hombre disfrazado de perro) habitante de una Un fotograma de la cinta turca "The Funeral".mansión heredada por su compañero. De Hostile Dimensions reconocer su carácter vanguardista a través de la búsqueda de un artista de grafitis que bien podría ser el mismísimo Banksi, el artista callejero británico, como la cinta. La argentina Me encontrarás en el abismo al igual que su coetánea y virtual ganadora de varios festivales del género fantástico, Cuando acecha el mal, intenta internacionalizar cada vez más su temática, haciéndola mucho más accesible al grueso de la sociedad; no obstante, ello, la economía de medios vuelve a estar confrontada a una idea bastante abstracta y mental. Nuestra favorita de la sección fue sin duda The Funeral. Cinta turca de ambientes sombríos, desarrollo pesimista y con un tono entre apocalíptico y decrépito; las andanzas de un conductor de pompas fúnebres por las castigadas y abandonadas zonas rurales del país otomano nos remontan a una época pretérita y llena de simbolismos religiosos. Nada o poco podemos decir de la multi producción Tiger Stripes, donde una adolescente sufre una serie de cambios en su organismo que la convierten en un ser repudiado por sus compañeros de clases; el bullying de fondo en esta producción rodada en Malasia, principalmente. Finalmente, unas pinceladas sobre Lovely, Dark and Deep, otro estreno español, con capital portugués, rodada en inglés a las órdenes de Teresa SuFotograma del film "Lovely, Dark and Deep".therland. Lo poco que pudimos ver de ella (problemas de agenda) no parecía albergar demasiadas expectativas, donde una guardabosques inicia su particular via crucis en pos de descubrir las lejanas desapariciones de un familiar y de demás seres vulnerables en un lugar recóndito e inhóspito. De You’ll Never Find Me (vista en Sitges’23) poco más que apuntar a lo mencionado en la crónica de ese festival igualmente otoñal; aquí su inclusión concitó una calurosa acogida llegado el punto de un final acorde con la denominación del certamen y su principal cometido: hacer disfrutar al incondicional y al novel con las correspondientes dosis de hemoglobina y explotation.
 
BLOODY MADNESS Y SECCIÓN NO OFICIAL
En cuanto a la primera de ellas (equiparable a la Midnight Xtreme de Sitges, si bien el horario de los pases no fue forzosamente de medianoche y madrugada) reseñar Malum, un pintoresco Psychothriller con una comisaria como principal centro de operaciones, en el cual una mujer policía hace unas extrañas indagaciones acerca de la muerte de su progenitor —también policía—, acusado a su vez de haber dado muerUn fotograma del film "Malum".te a varios compañeros suyos. Reminiscencias de Maniac Cop y secuelas, en un ambiente oscuro y malsano que confiere a esta cinta del italoamericano Anthony DiBlasi un aire, cuanto menos, bizarro y molesto —en todos sus sentidos—. Ni de The Sacrifice Game (un survival en un internado alejado de la gran urbe) ni la vencedora en esta sección “sangrienta” del festival, The Wrath of Becky (secuela de la olvidable Becky) nada escasamente reseñable, excepto que ambas han sido codirigidas por mujeres, Jenn Wexler y Suzanne Coote, respectivamente, con una voluntad de hierro y las mismas exigencias que las del sexo opuesto, sin que se resienta el producto de ninguna manera, ni tampoco se note la mano femenina en casi ningún instante.
    De la segunda sección, no oficial, poner en valor la proyección, por segunda vez en el estado español que se tenga constancia, de la misteriosamente desaparecida cinta japonesa Door (¡producida en 1988!) y que se manifestó como un auténtico descubrimiento más allá de la forma en la que se produjo. De ambientación y filmación casi casera mantiene el interés y la tensión en todo su metraje hasta Fotograma del film "Door", fechado en 1988.desencadenar un final muy loable, acorde con el devenir del film. Un acosador entra en contacto con una mujer felizmente casada a través de una serie de llamadas y de unas notas escritas en la pared de su apartamento. Buenas interpretaciones, incluyendo la de un niño que mantiene la compostura en todo momento.
 
RETROSPECTIVA
La extensa retrospectiva dedicada a las «brujas» o «la brujería» como concepto general que hermana a ambos sexos, se dividió entre su presencia mínima en salas (la no aportación privada de la Sala Foment, algo tuvo que ver en ello), y una mucho más extensa a través de la plataforma Filmin. Hay que decir, no obstante, que la calidad de las copias emitidas en dicha plataforma fue, en norma general, excelente, destacando la remasterización con ayuda de la LucasFundation de la finlandesa The Juniper Tree (con un papel destacable de una jovencísima Björk), así como, la olvidada cinta de la Hammer Las brujas (1966) o la también británica La Fotograma del film "The Love Witch".garra de Satán (1970). Por lo demás, una excelsa selección de títulos entre los que destacaron también: el clásico ruso de Gogol, El viyi (1967); La maldición del altar rojo (1968), de Vernon Sewell; la ignota hasta hace poco tiempo y tercer largometraje de George A. Romero, Season of the Witch (1972); y las más contemporáneas, la sofisticada The Love Witch (2016), de Anna Biller; Thelma (2017); Lux Aeterna (2019) o la inquietante She Will (2021).
 
CORTOMETRAJES Y EXPOSICIONES
La sección estrella del certamen estuvo compuesta por más de cuarenta cortometrajes, de diversa factura y procedencia, en secciones convenientemente diferenciadas. No todas ellas se pudieron ver en pantalla, pero si se pudieron disfrutar en diferentes canales locales y en Filmin la llamada Globus, con una menor calidad media, pero, igualmente, dignas de visionar.
    Este año tocaba una exposición dedicada a Las brujas, con libro incluido y con Borja Crespo, crítico y estudioso del séptimo arte, como comisario de una exposición a la que, desgraciadamente, no pudimos asistir. Esperemos que sea itinerante y pueda contemplarse en más lugares.♦