III EDICIÓN BCN FILM FESTIVAL 2019
Entre los días 23 y 30 de abril de 2019 se celebró en la Ciudad Condal la III edición del BCN Film Festival con el propósito de consolidar una oferta cultural en el marco de la festividad de Sant Jordi, patrón de Catalunya. Con la nueva dirección a cargo de Conxita Casanovas el certámen barcelonés ha potenciado las sección a competición y ha querido premiar
En estreno
 
ESPECIAL TERRY GILLIAM «REVISITADO» (1977-2018)
Coincidiendo con la retrospectiva dedicada por la Filmoteca de la Generalitat de Catalunya durante los meses de marzo y de abril de 2019 bajo el genérico UN visionario quijotesco en cinearchivo.net publicamos el dossier «Terry Gilliam revisitado». Uno de los primeros especiales publicados en cinearchivo —concretamente en junio de 2007— estuvo consagrado a la obra del cineasta oriundo de los Estados Unidos. Han transcurrido casi una docena de años desde entonces y, por consiguiente, hemos considerado oportuno, a raíz de la celebración de un ciclo bastante completo en la sede de la Filmoteca de la Generalitat de Catalunya
ADIÓS A LA ACTRIZ DORIS DAY, CASI CENTENARIA
El pasado día 13 de mayo falleció a los noventa y siete años de edad Doris Day (1922-2019), una de las actrices norteamericanas más populares de la década de los cincuenta y de los sesenta del siglo pasado. De ascendencia germana, Day cuativó a
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LA SOCIEDAD LITERARIA Y EL PASTEL DE PIEL DE MANZANA (2018)
Mientras la ciudad de Londres empieza a recuperarse tras la Segunda Guerra Mundial, la joven escritora Juliet Ashton busca el argumento para su próximo libro. Un día recibe una carta de un desconocido en la que le presenta a un curioso club de lectura: La Sociedad Literaria y del Pastel de Piel de Patata de Guernsey. Intrigada por estos excéntricos personajes, Juliet decide viajar a esta pequeña isla, sin saber que encontrará mucho más que una gran historia.
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
LA BANDA SONORA CLÁSICA: «PAT GARRET Y BILLY THE KID» (1973) (ESPECIAL SAM PECKINPAH)

PAT GARRETT Y BILLY THE KID
(1973, Bob Dylan) 
                                      
 
Columbia Records CK 34620, 1991. Duración: 34: 57. 

             «Mama take this badge from me
I can't use it anymore
It's getting dark too dark to see
Feels like I'm knockin' on heaven's door»
 
Bob Dylan
 
 
 
 
Las alegorías forman parte del patrimonio autoral de Sam Peckinpah. En este sentido, Pat Garrett y Billy the Kid (1973) representa su quintaesencia, en que incluso “afectaría” a su guionista Rudolf Wurtlitzer cuando el curtido cineasta le conminó a que interpretara a uno de los pistoleros que es abatido a tiros por Billy (Kris Kristofferson). De esta forma, Peckinpah quiso rendir cuentas con los guionistas desde un plano alegórico, mostrando la muerte de un miembro del gremio que, además de esta puntual contribución ante las cámaras y de la escritura del libreto en solitario, contribuyó decisivamente a la mítica de Pat Garret y Billy the Kid cuando sugirió la posibilidad que Bob Dylan (n. 1941) se encargara del comentario musical. Figura ignorada y olvidada hoy en día, Rudy Wurlitzer pertenecía a una estirpe de cineastas impregnado de las esencias de la escena musical folk-country-rock norteamericana de los años sesenta y principios de los setenta. De ahí que tuviera en mente a James Taylor y Dennis Wilson —miembro fundador de los Beach Boys— mientras elaboraba el guión de Carretera asfaltada en dos direcciones (1971), cult movie de pleno derecho aderezada por temas compuestos y/o interpretados por The Doors, el propio Kristofferson, Mick Jagger y Keith Richards, entre otros. Al tratar de saltar un nuevo escalón en el seno de la industria cinematográfica estadounidense una vez abortada la financiación de un proyecto que se hubiese rodado en la India, Wurlitzer parecía confiado en sacar adelante el guión de Pat Garrett y Billy the Kid con el presentimiento que Bob Dylan ayudaría a apuntalar su pasaporte a la “eternidad” con una propuesta musical que inflexiona sobre la concepción de la mítica del Oeste revestida de melancolía y nostalgia bajo una luz crepuscular. Fruto del clima de creatividad colectiva y de camaradería que se respiraba en los semanas previas y durante el rodaje de Pat Garrett y Billy the Kid, Peckinpah estimó oportuna la sugerencia de Wurlitzer. La incorporación de Dylan al cuerpo creativo de la producción auspiciada por la Metro-Goldwyn-Mayer trajo consigo la reescritura del guión para que el propio artista oriundo de  Minnesota apareciera en pantalla haciendo las veces de narrador integrado a la banda de Billy. Una apuesta un tanto arriesgada —Bob Dylan nunca antes había mostrado hechuras de actor— pero que se entendía en virtud de ese rol de trovador que narra la historia de Billy the Kid y del sheriff Pat Garret (James Coburn), en esa tradición oral que requiere de acompañamiento musical.
     En una práctica habitual en todo aquel que obtiene el bautismo en un determinado campo artístico, Bob Dylan excedió el cupo de temas susceptibles de ser incorporados a la banda sonora de Pat Garret y Billy the Kid con la intención de no errar el tiro y, de esta manera, los productores y Sam Peckinpah tuvieran donde escoger. Inevitablemente, algunos temas fueron descartados —“Pecos Blues”, “Goodbye Holly”, “And He’s Killed Me Too”, “Billy Surrenders”, “Billy Turkey”, etc.—, siendo el buque insignia del soundtrack “Knockin’ on Heaven’s Door”, a partir de entonces asimismo patrimonio de la humanidad musical verbigracia de una composición direccionada a perdurar para los anales con una métrica compositiva de una exquisita sencillez y, a la par, evocadora de ese mundo en vías de extinción al que Pat Garrett trataba de aferrarse mientras libraba su particular batalla con su propia realidad, observando frente al espejo el rostro de Billy the Kid. A propósito del personaje encarnado por Kristofferson —otro músico desdoblado en actor—, Bob Dylan adecuó un tema provisionado de distintas versiones (una de ellas cantada con un pronunciamiento inherente a la condición de trovador del personaje de Alias), con unos acordes desarrollados a la guitarra y unos timbres de armónica plenamente representativos de la raíz autoral del genio de Duluth.
     Objeto de distintos remontajes, Pat Garret y Billy the Kid debe buena parte de su perfil de cinta intemporal a esa composición arbitrada por Bob Dylan en los prolegómenos de experimentar un nuevo cambio de rumbo, entre otras consideraciones, al asociarse con los canadienses The Band toda vez que su contrato con Columbia Records había entrado en vía muerta. Sería precisamente el año del concierto de despedida de la banda liderada por Robbie Robertson cuando Bob Dylan volvió a despertar su vena interpretativa con su participación en Renaldo y Clara (1978), aunque desprovista de la mácula de Mítica de su encarnación de Álias en una de las propuestas más certeras consignadas en la gran pantalla por Peckinpah.•            

Christian Aguilera