38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL FRED ZINNEMANN (PARTE I, 1942-1952)
Cineasta poseedor de una de la selecta carrera cinematográfica conformado por una veintena de largometrajes, la obra de Fred Zinnemann (1907-1997) ha sido objeto de la publicación de un libro monográfico editado por Cátedra, dentro de su veterana colección Signo e Imagen / Cineastas, y escrita por el director de contenidos de cinearchivo.net Christian Aguilera. Aprovechando esta circunstancia, en cinearchivo.net publicamos un dossier dividido en dos partes dedicado al cine de Fred Zinnemann con el análisis de la plana mayor de sus largometrajes. En esta primera entrega podemos encontrar títulos como Los ángeles perdidos (1948), Hombres (1950) y Teresa (1951), que conforman una especie de trilogía de la postguerra, y que sirvieron para asentar la noción del neorrealismo en los Estados Unidos. Para completar el especial daremos cobertura a la reseña del libro sobre Fred Zinnemann, el primero que aparece en el mercado sobre su obra en lengua castellana.
FALLECE A LOS 90 AÑOS EL ACTOR MAX VON SYDOW
Aunque no por esperada resulta menos triste la noticia del fallecimiento el pasado 2 de febrero de Kirk Douglas, quien a sus 103 años se había convertido en uno de los actores más longevos de la Historia del Cine. Uno de los momentos más emotivos de la pasada edición de los premios Oscar fue cuando se honró tributo a Kirk Douglas una semana después de su
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
GHOSTLAND (2018) (EDICIÓN COLECCIONISTA STEELBOOK)
Paulina y sus dos hijas adolescentes, Beth y Vera, heredan una casa de una de sus tías. La primera noche en su nuevo hogar, en pleno campo, sufren el ataque de dos intrusos. Los tres miembros femeninos deberán luchar sin fin para lograr salvar sus propias vidas. Dieciséis años después, Beth es una novelista de éxito, mientras que su hermana Vera, víctima de desequilibrios mentales, vive aún con su madre en aquella casa maldita. Cuando las tres vuelven a reunirse en ese lugar, una ola de acontecimientos infernales se desata de nuevo
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
MONSIGNOR QUIXOTE (1987)

MONSIGNOR QUIXOTE
(1987, Antón García Abril)
 
                                       
Rosetta Records 0001RRCD, 2017.
Duración: 43: 30. Incluye libreto en inglés y castellano escrito por Antonio Pardo Larrosa.

Resulta curioso y, al mismo tiempo revelador que tanto el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU) como la compañía discográfica Rosetta Records escogieran la obra de Antón García Abril (n. 1933, Teruel) para inaugurar sus respectivas colecciones versadas en música. Mientras el ICCMU publicó con el arranque del siglo XXI una monografía sobre la obra de García Abril, el sello discográfico de nuevo cuño ha escogido Monsignor Quixote (1987) del maestro turolense a modo de pieza bautismal. Sin duda, la elección del subtítulo Sonidos en libertad para el ensayo escrito por Fernando J. Camañas Alamán cuadra a la perfección con lo que expresa el texto musical de Monsignor Quixote, episodio televisivo perteneciente a la longeva serie británica The Great Performances que contó tras las cámaras con un director cuyo nombre y apellido —Rodney Bennett— guarda relación —pero no parentesco familiar— con un El compositor turolense Anton Garcia Abril.célebre compositor inglés. Dentro del carácter heterodoxo de la serie habitan adaptaciones de autores de pedigrí, caso de Monsignor Quixote, en que Graham Greene versionó en forma de guión —con la colaboración de Christopher Neame, primogénito del realizador y director de fotografía británico Ronald Neame— su propia novela aparecida en el mercado un lustro antes. Inspirada a partir de la obra universal Don Quijote de La Mancha de Miguel de Cervantes, Greene quiso repercutir en su obra literaria su dialéctica en torno al catolicismo (representado en la figura del padre Quixote/Sir Alec Guinness, autoproclamado descendiente del hidalgo caballero) tan caro a su obra, pero enfrentada para la ocasión con la noción del marxismo y del comunismo. En su singular viaje en un Seat 600 (el equivalente metafórico a Rocinante) por tierras manchegas le acompaña Enrique Zancas, una suerte de Sancho Panza encarnado por Leo McKern.
   En el ocaso de su actividad profesional, pues, Sir Alec Guinness da vida a uno de tantos “legendarios” personajes que se concentran  en su filmografía y asimismo en sus participaciones televisivas y escénicas. Con todo, Monsignor Quixote presumiblemte hubiera pasado inadvertida sin el concurso de una partitura musical que trabaja sobre dos planos. El primero atiende a la necesidad de conferir una entidad propia que nos ayude a situarnos en el mapa geográfico, en una realidad típicamente española en época contemporánea. De ahí que Antón García Abril —poseedor por aquel entonces de una dilatada experiencia en calidad de compositor de bandas sonoras preferentemente durante el tardofranquismo y, en menor medida, de concertista— armara su composición con los timbres inherentes a la guitarra española, el instrumento que vertebra su retablo musical y que deviene plenamente representativo a la hora de ofrecer color local, en esa España profunda que recorre los campos de la región de Castilla La Mancha. El otro plano por el que transita el comentario musical de Monsignor Quixote hace referencia a esas emociones dibujadas a lápiz en la primera parte de esta pieza televisiva para, una vez entrada en la segunda hora de metraje quedar grabado con tinta, léase una melodía con resabios al Concierto de Aranjuez del maestro Joaquín Rodrigo —como bien apunta Antonio Pardo Larrosa en el libreto bilingüe que incluye esta edición en disco compacto— que sirve para apuntalar la idea de amistad labrada con el paso del tiempo entre el ex alcalde del Toboso, el Padre Quixote y «Sancho» Zancas. En esos sonidos en libertad que se escuchan a campo abierto no faltan esas figuras impositivas de un melodista de la categoría de Antón García Abril, aquel capaz de jugar las bazas de una instrumentación propia de una orquesta clásica —oboes, clarinetes, violines— en comunión con esos arabescos a la guitarra —cortesía del virtuoso Colin Downs— que sirven al propósito de un leit motiv de una delicadeza exquisita. Sobre la base de este tronco brotan ramas compositivas que conforman en su conjunto un árbol musical que goza de una salud de hierro treinta años después de haber sido plantado en la hacienda de la televisión británica, allí donde encontró cobijo García Abril para crear una de sus obras maestras.•
 
Christian Aguilera