EXPOSICIÓN STANLEY KUBRICK EN EL CCCB (OCTUBRE '018-MARZO '019)
Los aficionados al cine de Stanley Kubrick en el estado español tienen un nuevo argumento para “reverenciar” su magna obra merced a la exposición del CCCB (Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona) que se inauguró el pasado 24 de octubre de 2018 y concluirá el 31 de marzo de 2019. Este evento se añade a la oferta de un año prolijo en actividades que giran en torno a la obra de Kubrick, especialmente referido a 2001: una odisea del espacio (1968) en el cumplimiento de su 50 aniversario, con la presencia de parte de la familia Kubrick en la pasada edición —la 51— del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, invitada en la gala de
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE I, 1955-1978)
Hace más de una docena de años que supimos de la desaparición de Robert Altman (1925-2006), uno de los directores norteamericanos con una obra extensa que arranca cuando ya había cumplido los treinta años y concluye poco antes de certificarse su deceso. En cinearchivo.net queremos rendir homenaje a Altman con un dossier dividido en dos partes que abarcará el análisis de una treintena de sus largometrajes, algunos de
EL REGRESO DE EMILY MORTIMER
No hace demasiado tiempo hubiese resultado imaginar que una actriz pudiera ver estrenada en la gran pantalla en aprximadamente un mismo año cuatro producciones cinematográficas. Sino de los tiempos que viviamos, en que la mujer cada vez tiene un mayor peso en la sociedad y, por ende, en los órganos de decisión (aunque aún queda mucho camino por recorrer en este sentido), Emily Mortimer (n. 1971) ha obrado esta proeza con el estreno en nuestro país de un póquer de largometrajes en un margen de doce meses. Así pues, hemos podido ver a la hija de los escritores John Mortimer y Penelope Mortimer en La librería (2017), El sentido de un final (2017), The Party (2017) y El regreso de Mary Poppins (2018). Además lo
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
GORRIÓN ROJO (2018)

RED SPARROW (2018, James Newton Howard) 
                                      
Sony Classical 19075842092, 2018.
Duración: 76: 48.  
Después de confirmarse que la relación profesional entre James Newton Howard (n. 1951) y M. Night Shyamalan parece periclitada, cuanto menos al corto o medio plazo, en los últimos años el compositor californiano ha ido disponiendo de otras asociaciones que, en modo alguno, rompen uno de los preceptos básicos de su música aplicada a la gran pantalla. Así pues, en el fundamento de producciones arbitradas tras las cámaras por el vienés Francis Lawrence —coetáneo de Shyamalan— se localiza una lógica musical en que Newton Howard opera cuál “psicólogo” en la determinación de que la composición ayude al espectador a entender lo que se mueve en el fuero interno de una serie de personajes. En el marco de una historia de espionaje relativa a la Guerra Fría, en las últimas estribaciones del siglo pasado, para Red Sparrow (2018) Howard arma una propuesta compositiva envolvente, “suspendida El compositor James Newton Howard.en el tiempo”, en línea con producciones del perfil de Instinto básico (1992), que a su vez toma elementos conceptuales de Vértigo / De entre los muertos (1958) con banda sonora a cargo de Bernard Herrmann.
 Adoptando una estructura circular el alambicado relato de intriga de Gorrión rojo,  cuyo guión lleva la rúbrica de Justin Haythe, permite a James Newton Howard desenvolverse en ese laberinto psicológico en que los personajes en liza muestran perfiles poliédricos, en atención a una formación recibida en que la capacidad de manipular el pensamiento de los rivales supone, en ocasiones, un salvoconducto para la pura supervivencia. A medida que progresa el relato, la composición del angelino va penetrando en el tejido emocional del espectador, actuando como tema nuclear aquel dispuesto para colocar el foco en la relación establecida entre la espía Dominika Egorova (Jennifer Lawrence) y el agente de la CIA Nate Nash (Joel Edgerton). El tema creado invita a apuntar a una relación que traspasa las barreras de una mera atracción física, adoptando un componente herrmaniano en esos desarrollos largos, en que el tiempo parece haberse detenido cuando lo que trasciende hace referencia a lo emocional. La habilidad de Newton Howard reside precisamente en dotar de una orientación un punto onírica una cadencia musical que se va alternando con esos bloques evaluados al sintetizador que se adhieren a la piel, léase imágenes sustanciadas con un propósito de spy movie, en que la mayoría de los personajes aparentan lo que en realidad no son. En semejante tesitura Newton Howard y Francis Lawrence trataron de acordar la conveniencia de emplear música para determinadas escenas o prescindir de la misma. Ciertamente, en aquellos espacios donde la composición de Howard brilla por su ausencia —caso de la escena del interrogatorio en que Dominika camufla de verdad (no detectada por una especie de polígrafo) una mentira en relación a su atracción por el agente Nash— su objetivo es la de reserguir el trazo psicológico de unos personajes que han sido entrenados para camuflar sus verdaderos sentimientos. Ejercicios que, en el ámbito de la privacidad más íntima, aquella presta a apelar a un vínculo amoroso en el dormitorio, encuentra su máxima expresión a través del “Adagio Piano Concerto en A Menor, Opus 16” de Edward Grieg (1843-1907). En esa veta postromántica, dotado de un semblante ominoso, se corrigen precisamente los temas de obertura y de cierre (en que el espectador observa un ballet desde el fondo del escenario) de la pieza musical elaborada por James Newton Howard. Principio y fin de una partitura que debe ser sojuzgada sobre todo por esa inveterada “tradición” en el ánimo musical de Howard por sacar a la luz esos sentimientos íntimos, en atención a ir siguiendo el hilo invisible que  opera por debajo de la superficie y que nos propicia algunas de las claves de una historia ubicada en los estertores de la Guerra Fría, a las antípodas de esas viejas películas guiadas por un planteamiento maniqueo. En Gorrión rojo todo deviene mas sutil, entre otras cuestiones, la composición musical librada por Newton Howard que no hace más que potenciar la compenetración existente con el austríaco Francis Lawrence, sumando hasta la fecha la quinta colaboración (las otras serían la seminal Los juegos del hambre , el díptico Los juegos del hambre: Sinsajo y  Soy leyenda) entre ambos.•      
 
Christian Aguilera