38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL FEDERICO FELLINI (PARTE II, 1965-1990)
Para la segunda y última entrega del dossier dedicado a Federico Fellini que publicamos en cinearchivo.net con motivo del cumplimiento del centenario del nacimiento del cineasta italiano damos cobertura al análisis de trece de sus largometrajes. Con ello completamos el análisis de la totalidad de los largometrajes dirigidos por Fellini a lo largo sesenta años, entre los que se cuentan (para esta segunda parte) obras de la significación de Fellini-Satyricon (1969), Amarcord (1974) e ... Y la nave va (1983). A modo de complemento asimismo publicamos una reseña crítica de la banda sonora de Il Casanova (1976) compuesta por uno de sus más fieles colaboradores, Nino Rota, fallecido prematuramente en 1979.
EN LA DESPEDIDA AL GRAN ACTOR BRIAN DENNEHY
Fallecido por causas naturales el pasado 15 de abril en su residencia New Port, en el estado de Connecticut, Brian Dennehy inició su actividad profesional en la pequeña y en la gran pantalla a punto de alcanzar la cuarentena. Desde entonces Brian Manion Dennehy se mostró muy prolífico, compaginando su participación en obras teatrales, con la intervención en tvmovies, (mini)series de televisión y en el cine. Para este último medio alcanzó una notable popularidad en calidad de secundario en films como Acorralado (1982), F/X efectos mortales (1986) o Best Seller (1987). A modo de homenaje, en cinearchivo.net dedicaremos en el margen de unos pocos meses un artículo sobre El vientre del arquitecto (1988), en la que Dennehy asumió el papel protagonista. Descanse en paz. -------------------------------------------------------------------------------- ⇒ Ver FICHA PERSONAL Y FILMOGRAFÍA DE BRIAN DENNEHY --------------------------------------------------------------------------------
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
GHOSTLAND (2018) (EDICIÓN COLECCIONISTA STEELBOOK)
Paulina y sus dos hijas adolescentes, Beth y Vera, heredan una casa de una de sus tías. La primera noche en su nuevo hogar, en pleno campo, sufren el ataque de dos intrusos. Los tres miembros femeninos deberán luchar sin fin para lograr salvar sus propias vidas. Dieciséis años después, Beth es una novelista de éxito, mientras que su hermana Vera, víctima de desequilibrios mentales, vive aún con su madre en aquella casa maldita. Cuando las tres vuelven a reunirse en ese lugar, una ola de acontecimientos infernales se desata de nuevo
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
A LA CAZA (1980)

CRUISING (William Friedkin)

                                                      

       
 
Características BD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Extras: La historia de A la caza / El exorcismo de A la caza / La banda sonoria original de Jack Nitzsche / Tráiler promocional.  Resolución: 1.080 p.  Formato: 2:35:1 Widescreen.  Idiomas:  Inglés y Castellano. Subtítulos: Inglés y Castellano.  Duración: 101 mn. Distribuidora: Research Entertainment. Fecha de lanzamiento: 14 de octubre de 2019.
SINOPSIS: Después de que un psicópata comience a asesinar a homosexuales en Los Ángeles, el detective de homicidios Steve Burns recibe el encargo de empezar a trabajar de incógnito, haciéndose pasar por gay, para dar con el asesino. Burns coincide con el perfil físico de los asesinados: es moreno, de ojos oscuros y de complexión fuerte. Tras unos días de investigación, Steve se siente un tanto fascinado por la conducta hedonista y sensual de la comunidad gay. Tal es su grado de fascinación que comunica a su superior sus intenciones de abandonar el caso. Sus peticiones son desestimadas y continúa su misión. El policía descubre que todas las víctimas eran clientes habituales de clubes dedicados al sadomasoquismo y da con un posible sospechoso, Stuart Richards, un estudiante de la Universidad de Columbia.
 
 
Cuando el sol cae
 
Steve Burns (Al Pacino) se lava la cara. Tras un duro trabajo como agente encubierto, por fin puede descansar y contarle todo a su novia Nancy (Karen Allen). En otra habitación, ella juguetea con la gorra de policía, las gafas y la porra que Steve ha estado usando como agente encubierto en su investigación en los clubs gay. La cámara vuelve a Steve una última vez. Este tiene la mirada perdida en el espejo, absorto en sus pensamientos. Durante unos segundos, sus ojos se desvían hacia la cámara y nos miran directamente, para luego fundirse con la última imagen de la película: el sol cae sobre Nueva York. Su mirada domina el plano, un barco pasa en primer plano con la ciudad al fondo. Un final de puntos suspensivos. Un desafío al espectador.
 
La carne y el cuero
 
A la caza es recordada como una de las obras más controvertidas de William Friedkin. Planteada por primera vez como proyecto a principios de los 70, no sería hasta finales de la década y tras una serie de asesinatos en la comunidad gay de Nueva York que el director se decidiría a adaptar la novela de Gerald Walker. La película nació entre la polémica y tendría una difícil producción en la que las protestas de grupos activistas intentaron sabotear el rodaje. Además, sus imágenes explícitas horrorizarían a una MPAA por la que el director tuvo que pasar repetidas veces antes de que la calificación del filme fuera rebajada de «X» —contenido pornográfico, restringido por tanto de los principales circuitos comerciales— a «R» —adultos y menores acompañados—. A pesar de la dolorosa mutilación a la que se vio obligado Friedkin, el resultado sigue siendo intenso y tortuoso como suele ser su mejor cine. Una inmersión sin remilgos en un submundo de carne y cuero agitándose en la oscuridad de los clubs. Noches de atmósferas densas en contrapunto a días rutinarios, grises. Cuerpos amontonándose, fundiéndose o golpeándose que envuelven los paseos del personaje de Pacino en busca de una pista. Su rostro se abre paso entre la serenidad y la curiosidad. Mantiene las distancias en un escenario de éxtasis y fluidos. Pero su rostro, también, podría insinuar algo más.
.
La mirada ambigua
 
Un thriller de Friedkin no podría plegarse al conformismo, a cerrar puertas sin más. Esa mirada misteriosa que Burns sostiene a la cámara es la rúbrica a una definición deliberadamente ambigua del personaje. En algún pasaje de la película, el protagonista es interrogado en torno a sus preferencias sexuales o su conocimiento del sadomasoquismo. A medida avanza la investigación, el sexo con su novia Nancy se vuelve progresivamente problemático. La fría interpretación de Pacino mantiene un aura de misterio en el personaje, y solo en el estallido de ira que le lleva a intentar propinar una paliza al amante de su amigo Ted Bailey (Don Scardino) descubrimos un carácter más agresivo. Las motivaciones, los pensamientos e incluso una matizada identidad sexual de Burns permanecen emborronados, ocultos en las muchas sombras de esta obra. Y su mirada final no hace sino confirmar esa incerteza, retarnos a determinar su verdadero papel en la trama. En A la caza nunca pisamos sobre firme. No vemos al asesino, y cuando creemos verlo y todo parece estar resuelto, entonces Friedkin introduce una escena que inspira la duda: un nuevo asesinato que es despachado como pasional, y que no reabrirá un caso ya cerrado. El asesino podría no ser el asesino. Podría ser cualquiera de los otros rostros que hemos conocido, incluido el del protagonista. Transitamos terrenos cenagosos, sin una luz que nos guíe en la noche. Como el camión de Carga Maldita (1977), avanzamos lentamente entre una jungla extraña a sabiendas de que todo puede acabar en cualquier instante.
 
El «maldito» Friedkin
 
A la caza contiene la esencia del cine de Friedkin. Es inconformista, esquiva, y lleva en la frente el signo de los incomprendidos. En ella se detecta la personalidad arrolladora del realizador, abriéndose paso en una carrera que se ha vuelto abrupta tras el éxito obtenido en la primera mitad de los 70 con Contra el imperio de la droga (1971) y El exorcista (1973). La crudeza de sus imágenes —los miembros amputados mostrados a la cámara con absoluta naturalidad o el acuchillamiento del que somos testigos— se alía aquí con un tono agreste y sin concesiones, forjando un relato incómodo. No hay facilidades para los amantes del thriller clásico. No hay, tampoco, margen alguno para la luminosidad. Solo una pesadilla árida en medio de un mundo hedonista y de sentidos desbordados, gobernada por personajes que se mueven entre la violencia y la fatalidad. La pesadilla propia de un maldito que se revuelve una y otra vez para morder. La del cine que no encuentra su sitio.•
 
Jordi Revert      

EXTRAS
 
La historia de A la caza (21’30”): el productor Jerry Weintraub, hasta entonces vinculado casi en exclusiva al mundo de la música, ofreció a William Friedkin adaptar la novela de Gerald Walker. En esta pieza fechada en 2007 y producida por Warner Bros. Friedkin expresa que al hacer los preparativos de cara a la filmación de Cruising la novela había quedado un tanto desfasada. Además de la participación de Friedkin y Weintraub para hablar de aspectos de la (pre)producción, asistimos a un rosario de declaraciones de intérpretes —Randy Jurgenson (oficiando asimismo de asesor técnico—, Don Scardino, Gene Davis (hermano de Brad Davis, que hace un papel de travestido), Jay Asvone y James Remar— que cuentan sus experiencias de trabajo y/o como fueron escogidos para sus respectivos papeles. En el apartado anecdótico cabe anotar que uno de los actores que aparecen de manera fugaz, Paul Bateson, fue acusado del asesinato del crítico del New Yorker Addison Verrill en Rivers Island. El exorcismo de A la caza (22’30”). Producido, dirigido y guionizado por el especialista Laurente Bouzereau, esta pieza centra sobre todo el foco en describir y levantar acta del clima de hostilidad registrado durante la (pre)producción y el estreno del film por parte de un sector de la comunidad homosexual de Nueva York, llevando a cabo toda suerte de estrategias —según cuenta, por ejemplo, Randy Jurgenson— para impedir que el proyecto cristalizara. Además de ofrecer su propia perspectiva de lo acontecido en relación a la comunidad gay, Friedkin ofrece alguna que otra reflexión como que «el montaje es la parte más creativa de hacer un film». En este proceso tiene cabida el ensamblaje de la banda sonora que, en el caso de Cruising, sería encargada a Jack Nietsche. El compositor norteamericano llegó a emplear sonidos ajenos a los que producen los instrumentos de una orquesta convencional. Algunos de los efectos de sonido quedaron ligados a temas de la vanguardia musical de la época, preferentemente temas punk y grunge surgidos de la «factoría» de Los Ángeles. Banda sonora original de Jack Nitsche (26’12”): podemos escuchar los seis cortes que integran el score compuesto por Nitzsche, inédito en disco compacto. Tráiler comercial (2’30”).