EXPOSICIÓN STANLEY KUBRICK EN EL CCCB (OCTUBRE '018-MARZO '019)
Los aficionados al cine de Stanley Kubrick en el estado español tienen un nuevo argumento para “reverenciar” su magna obra merced a la exposición del CCCB (Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona) que se inauguró el pasado 24 de octubre de 2018 y concluirá el 31 de marzo de 2019. Este evento se añade a la oferta de un año prolijo en actividades que giran en torno a la obra de Kubrick, especialmente referido a 2001: una odisea del espacio (1968) en el cumplimiento de su 50 aniversario, con la presencia de parte de la familia Kubrick en la pasada edición —la 51— del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, invitada en la gala de
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE I, 1955-1978)
Hace más de una docena de años que supimos de la desaparición de Robert Altman (1925-2006), uno de los directores norteamericanos con una obra extensa que arranca cuando ya había cumplido los treinta años y concluye poco antes de certificarse su deceso. En cinearchivo.net queremos rendir homenaje a Altman con un dossier dividido en dos partes que abarcará el análisis de una treintena de sus largometrajes, algunos de
EL REGRESO DE EMILY MORTIMER
No hace demasiado tiempo hubiese resultado imaginar que una actriz pudiera ver estrenada en la gran pantalla en aprximadamente un mismo año cuatro producciones cinematográficas. Sino de los tiempos que viviamos, en que la mujer cada vez tiene un mayor peso en la sociedad y, por ende, en los órganos de decisión (aunque aún queda mucho camino por recorrer en este sentido), Emily Mortimer (n. 1971) ha obrado esta proeza con el estreno en nuestro país de un póquer de largometrajes en un margen de doce meses. Así pues, hemos podido ver a la hija de los escritores John Mortimer y Penelope Mortimer en La librería (2017), El sentido de un final (2017), The Party (2017) y El regreso de Mary Poppins (2018). Además lo
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
ALGUIEN ESTÁ VIGILÁNDOTE (2016)

THE GOOD NEIGHBOR (Kasra Farahani) 

                                                   

       
 
 
Características en DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Tráiler / Cortometraje. Formato: Panorámica 16:9, 1:85:1.  Idiomas:  Castellano e Inglés. Subtítulos: Castellano. Duración: 99 mn. Distribuidora: Versus Entertainment / Cameo Media. Fecha de lanzamiento: 29 de noviembre de 2017.
SINOPSIS: Sean y Ethan son dos amigos del instituto quieren vigilar las reacciones de su vecino a una serie de "trampas" que le instalan en su casa. Mientras ellos le vigilan por la pantalla de su casa, descubrirán mucho más de lo que esperan. Quizás nunca debieron abrir la puerta de al lado...
COMENTARIO: En 1971 alumnos de la Universidad de Stanford seleccionados de manera aleatoria participaron en un experimento en el recinto penitenciario del mismo nombre, en la demarcación de Palo Alto (California). Cuarenta y cuatro años más tarde este estudio de carácter psicológico y sociológico sería trasladado a la gran pantalla, tomando como referencia documental, amén de las imágenes, el libro The Lucifer Effect escrito por Tim Talbott y Phillip Zimbardo. Galardonada en el Sundance Festival The Stanford Prison Experiment (2015) sirvió de modelo para una propuesta como The Good Neighbor (2016), un film que se desliza asimismo hacia el estudio psicológico que implica a dos jóvenes en su voluntad por escrutar cada detalle de la vida de un septuagenario individuo recluido en su propio mundo y sobre el que pesa cierta sospecha por sus extraños comportamientos. El director de la función, Kasra Farahani, no por casualidad reclutó a dos de los intérpretes de The Stanford Prison Experiment, Logan Miller y Keir Gilchrist, mientras que al ir ajustando el presupuesto vio la posibilidad de contratar a James Caan, quien a pesar a acercarse a la ochentena seguía en plenas facultades para enfrentarse a un personaje complejo. Más que a través de las palabras, el personaje de Harold Grainey se expresa a través de los silencios, de las miradas y de los gestos, siendo el blanco del experimento perpetrado por Ethan (Logan Miller) y Sean (Keir Gilchrist), una especie de trasuntos de Nathan Leopold jr. y Richard Loeb, cuya acción acaecida en 1924 —el secuestro y posterior asesinato de un adolescente llamado Robert Franks— dio carta de naturaleza a un juicio que levantó una gran expectativa mediática. Ciertamente, el asesinato no figura entre los propósitos de Ethan y Sean cuando acuerdan la ejecución de un plan que consiste en colocar diversas cámaras y dispositivos en el inmueble del Sr. Grainey y, de esta forma, monotorizar sus movimientos para averiguar el porqué de su extraño comportamiento, opaco al conocimiento de un vecindario de una zona residencial de Kentucky.
Planteada en forma de variante del caso Leopold & Loeb y, por consiguiente, tomando de partida un planteamiento parejo al de Impulso criminal (1959) en cuanto al sentimiento de superioridad intelectual con la que se corrigen la pareja de jóvenes Ethan y Sean, Good NeighborAlguien está vigilándote para su edición en formato digital— resiste bien su visionado gracias a una tensión in crescendo (con la nocturnidad actuando a modo de valor dramático añadido) que queda atenuada por una serie de saltos en el tiempo, flashforwards, relativos a las escenas que toman lugar en un tribunal de justicia. Allí se dirime el grado de condena o la inocencia de dos estudiantes que han planeado un macabro juego a espaldas de sus progenitores. La tecnología tutela la acción de este par de jóvenes en que cada uno asume un rol; mientras Ethan se revela la fuerza dominante, Sean cada vez más acusa su condición gregaria, al albur de la voluntad de un compañero que fuerza al límite la situación creada. En este punto del relato, el que compete al clímax, víctima (Grainey) y verdugo (Sean) se intercambian los roles cuando el joven penetra en la casa unifamiliar del viejo individuo que apenas ha tomado contacto con el exterior en el curso de varios días. Una medida temporal que el espectador puede extraer ya que el guión urdido por Mark Bianculli y Jeff Richard –ambos debutantes— apenas detalla datos al respecto, siendo la información visual la que prevalece. Un ejemplo de ello sería el apego al cine de terror clásico y orientado hacia la serie B e incluso Z (Plan 9 from Outer Space), del que hace acopio Sean, a través de los pósters que lucen en su espaciosa habitación reconvertida en sala de operaciones. Detalles de pura cinefilia que el otrora diseñador de producción Kasra Farahani emplea para decorar algunos de los escenarios de un estimable film con patrones dramáticos ampliamente conocidos pero con un envoltorio que combina distintos formatos visuales en función de los dispositivos tecnológicos que entran en liza.•
 
Christian Aguilera