EXPOSICIÓN STANLEY KUBRICK EN EL CCCB (OCTUBRE '018-MARZO '019)
Los aficionados al cine de Stanley Kubrick en el estado español tienen un nuevo argumento para “reverenciar” su magna obra merced a la exposición del CCCB (Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona) que se inauguró el pasado 24 de octubre de 2018 y concluirá el 31 de marzo de 2019. Este evento se añade a la oferta de un año prolijo en actividades que giran en torno a la obra de Kubrick, especialmente referido a 2001: una odisea del espacio (1968) en el cumplimiento de su 50 aniversario, con la presencia de parte de la familia Kubrick en la pasada edición —la 51— del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, invitada en la gala de
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE II, 1979-2006)
No cabe duda que la industria cinematográfica estadounidense no perdonó a Robert Altman el haber encadenado dos fracasos comerciales de la envergadura de Quinteto (1979) y Popeye (1980). Por ello, Altman pasó por una etapa preñada de dificultades, buscando refugio en la docencia y tratando de sacar a flote proyectos que en su conjunto palidecían frente a la serie de producciones que había rodado en los años setenta. En cinearchivo.net damos cobertura al análisis de una quincena de largometrajes de Altman comprendidos entre finales de los años setenta
FALLECE EL DIRECTOR STANLEY DONEN A LOS 94 AÑOS
Uno de los últimos actos públicos en que pudimos ver a Stanley Donen (1924-2019) fue con motivo del Oscar® Honorífico que recibió por parte de los miembros de la Academia de las Ciencias y de las Artes Cinematográficas de Hollywood en 1998. Más de veinte años después
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
DESTRUCTOR (1981)

BATTLETRUCK (Harley Cockliss) 

                                                      

       
 
Características en DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas.   Formato: 16:9.  Idiomas:  Inglés. Subtítulo: Castellano.  Duración: 69 mn. Distribuidora: Resen Fecha de lanzamiento: 12 de enero de 2018.
SINOPSIS: A comienzos del Siglo XXI un grupo de motoristas insurgentes liderados por Alex, se dirige hacia a algún lugar donde la gasolina pueda ser moneda de cambio para poder seguir viajando en pos de la supervivencia y el futuro inmediato. Por su parte, un exmilitar controlará que los puntos petrolíferos abastezcan únicamene a sus seguidores. La batalla por el 'oro líquido' está servida. Sin embargo, la hija del Coronel al mando forma parte del grupo de rebeldes pese a la férrea opisición decidida de su progenitor.  COMENTARIO: En los albores de los años ochenta el cine de acción post-apocalíptico había nacido a rebufo de una producción que marcó una época en cuanto a este tipo de futuro indefinido bajo la capa de un nihilismo imperante: Mad Max, salvajes de autopista (1979, George Miller). La cinta australiana reflejaba ese mundo inhóspito falto de recursos naturales tan necesarios para el devenir del hombre como especie en nuestro planeta Tierra. De corte más dramático y épico, Mad Max tuvo su continuación lógica dado el éxito inmediato de la primera entrega dos años más tarde con Mad Max II: El guerrero de la carretera (1981, G. Miller). Menos antológica pero igualmente interesante, el personaje de Max Rokanowski (el neoyorquino Mel Gibson afincado en Australia) debía proteger y buscar reservas de agua por doquier para el abastecimiento de sus compañeros de viaje y de él mismo. Pues bien, ese mismo año empezó la veda en cuanto a títulos de factura visual y temáticas cercanas, entre ellas, cintas provenientes de Italia, filipinas (Stryker, Desert Warrior) y una cinta de escaso recorrido rodada en Nueva Zelanda, Battletruck.
   Coproducción entre Estados Unidos y Nueva Zelanda, Battletruck fue dirigida por el norteamericano –asentado en Gran Bretaña-, Harley Cokliss (California, 1945) bajo el influjo y el apoyo crematístico y contractual de Roger Corman. Toda una declaración de intenciones para un realizador forjado en la televisión británica. Si por una parte, la distribución de Destructor –como se llamó en España- corrió a cargo de Golden Harvest a nivel casi mundial; su repercusión, no fue la esperada, pese a cosechar un importante premio exaequo con Le dernier combat (1981, Luc Besson) en el otrora prestigioso Festival de Cine Fantástico de Avoriaz en 1982.
Hay en Destructor elementos suficientemente interesantes (las energías alternativas, el concepto de comunidad, …) que subyacen bajo una capa un tanto superficial de persecuciones de motos (Bikers) por parte de un camión adaptado al medio del desierto. Un vehículo ‘destructor’ en toda regla, que recuerda tanto al Duel de Matheson/ Spielberg –sobre todo en su parte final- como a la iconografía de The Cats That Ate Paris (1974), el primer film de Peter Weir.
   Aunque el año en el que supuestamente se producen los acontecimientos –mil novecientos noventa y cuatro, nos introduce una voz en off-, tras una improbable tercera Guerra Mundial, lo cierto es que Battletruck fue vendida en los USA bajo el título de Warlords of the 21st Century, haciendo referencia a los últimos supervivientes de una época lejana en la que el bien escaso de la gasolina (sesenta dólares el litro!) azota las disputas entre bandas rivales. En una de ellas, el protagonista interpretado por Michael Beck (recién salido de la estupenda The Warriors, los amos de la noche) se enfrenta al comandante enemigo (James Wainwright, una suerte de Cameron Mitchell) con pocos ánimos de venganza pero si de formar parte de alguna cosa o lugar que le permita seguir anhelando una libertad y motivación truncadas por la irrupción de una descomunal máquina de matar en forma de amasijos de hierro. Al parecer Chris Menges, el oscarizado director de fotografía, aceptó el trabajo por amistad con Cokliss y por su devoción en rodar en espacios abiertos, los que brinda ésta, más que aceptable, cinta de acción con ribetes futuristas a medio plazo.•
 
Àlex Aguilera