38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL LUCHINO VISCONTI (PARTE I, 1943-1963)
Desde hace tiempo teníamos pendiente en cinearchivo la publicación de un dossier dedicado al director de origen transalpino Luchino Visconti (1906-1976), uno de los grandes cineastas italianos de todos los tiempos. Cumplimos, pues, la deuda contraída con este Especial Visconti dividido en dos partes, la primera de las cuales aglutina el análisis de títulos fundamentales de su filmografía como Senso (1954), Rocco y sus hermanos (1959) y El gatopardo (1963), esta última basada en la novela homónima de Giuseppe Tomasi di Lampedusa que recientemente ha reeditado el sello barcelonés Anagrama. Un toral de nueve films analizado cubren esta primera entrega del dossier Visconti, de linaje aristocrático y poseedor de una de las más selectas obras cinematográficas que ha dado el país italiano, a menudo en régimen de coproducción con Francia.
EL ADIÓS A ROBERT FORSTER, EL ACTOR NOMINADO AL OSCAR POR «JACKIE BROWN»
Coincidiendo con el estreno mundial de El camino: una historia de Breaking Bad (2019) en la plataforma de Neflix, el pasado 11 de octubre fallecía el actor neoyorquino Robert Forster (1941-2019) a los 78 años de edad. Dado a conocer para una generación de aficionados al cine gracias a su papel de Max Cherry en Jackie Brown (1997), a partir de entonces su ritmo de trabajo se incrementó de forma considerable en relación a sus trabajos interpretativos librados en los años sesenta, setenta y ochenta.
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
LA SOCIEDAD LITERARIA Y EL PASTEL DE PIEL DE MANZANA (2018)
Mientras la ciudad de Londres empieza a recuperarse tras la Segunda Guerra Mundial, la joven escritora Juliet Ashton busca el argumento para su próximo libro. Un día recibe una carta de un desconocido en la que le presenta a un curioso club de lectura: La Sociedad Literaria y del Pastel de Piel de Patata de Guernsey. Intrigada por estos excéntricos personajes, Juliet decide viajar a esta pequeña isla, sin saber que encontrará mucho más que una gran historia.
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
JOHN SCOTT: VIAJE AL MUNDO PERDIDO DE UN SINFONISTA
Contra viento y marea, la editorial Rosetta sigue lanzando libros relacionados con la temática cinematográfica y en especial con su música, acogiéndose al habitual formato biográfico y de análisis sobre la obra de un autor específico. Y lo hace asumiendo el riesgo que significa lanzar al mercado textos sobre determinados compositores de cine que no son precisamente aquellos que figuran entre los más conocidos del gran público (aunque sí del aficionado, que no es lo mismo), pues entre los agraciados se encuentran clásicos como George Dunning, un recuperado Basil Poledouris, o el
NOCHE DE PAZ, NOCHE DE MUERTE (1984)

SILENT NIGHT, DEADLY NIGHT

(Charles E. Sellier, Jr.) 

                                                      

       
 
Características en BD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Tráiler / Ficha Técnica y Artística. Formato: 16:9.  Idiomas:  Castellano e Inglés. Subtítulos: Castellano y Portugués.  Duración: 88 mn. Distribuidora: Resen. Fecha de lanzamiento: 18 de mayo de 2019.
SINOPSIS: 1971, víspera de Navidad. La familia de los Chapman se dirige a su segunda residencia en las montañas de Utah. Tras cometer un asesinato, un hombre vestido de Santa Claus detiene su coche en la carretera simulando un accidente. Poco después, los Chapman se encuentran con este imprevisto y deciden ayudarlo. Las consecuencias son funestas y los mayores son vilmente ejecutados. Los dos hijos del matrimonio, Billy y Ricky, conseguirán salir indemnes de esa terrible noche.
COMENTARIO: Existe una extraña creencia acerca de títulos malditos a los que se les confieren un determinado status sin saber muy bien el porqué. Este es el caso de Silent Night, Deadly Night, realizada a finales de 1983 y principios de 1984, en el Estado de Utah. La temática sanguinolenta y su escaso recorrido comercial ayudaron a esa prácticamente nula distribución. Quizá esa pésima publicidad que recibió por parte de asociaciones de padres hiciera el resto.
   Situada en una clínica mental de Utah en su parte inicial, la cinta –ya distribuida en canales únicamente videográficos en muchos países que la acogieron con cierta desgana- traslada su inquietud en la relación entre un niño de corta edad -5 años- y su abuelo allí internado para el resto de sus días. En un momento de ese solitario encuentro, el hombre viejo lanza esta advertencia a su nieto: Será mejor que corras, por tu vida. La poca disimulada premonición se convierte en realidad cuando los padres de este son asesinados sin piedad por un, aparentemente, bondadoso Santa Claus. La subversión del rol del Papá Noel bonachón y caritativo con los demás rompió los esquemas de muchas familias que vieron en este ‘cuento’ macabro un maniqueísmo desmesurado y poco edificante para los niños. Sin embargo, el segmento de edad a la que iba dirigida esta cinta rondaba más allá de la adolescencia. La figura que emergería de ese traje rojiblanco no era otro que Charles Dierkop, un rostro poco agraciado (nariz chata, ojos hundidos, …) que ya había hecho de secundario en muchos filmes del oeste y en la mítica serie La mujer policía, con Angie Dickinson y Earl Holliman, también dos asiduos a ese género genuino.
   No obstante, el criminal es relegado en una elipsis que nos transporta a 1974 —tres años después— a un hogar para niños huérfanos de Sta. Maria, enclave eminentemente eclesiástico, en un olvido difícilmente comprensible en este tipo de filmes llamados Slasher. Sería precisamente, La noche de Halloween (1978), la principal referencia para el novel director Charles E. Sellier, Jr. y el guionista Michael Hickey según la historia de Paul Caimi. Las relaciones sexuales en el seno de una comunidad puritana que acoge a niños sin hogar es uno de los vectores que precipitan la asunción del rol malvado del traumatizado niño, incluyendo un puñetazo a un Santa Claus ficticio forzado por la situación. Es allí, donde la cámara fija nos vuelve a trasladar diez años después en una tienda de juguetes (Juegos de ira, reza el letrero), donde el teeneager Billy trabaja a tiempo completo. Juegos como el de Krull y Star Wars inundan el centro en vigilia de Noche Buena, en el que el Sr Sims, una especie de Mr Scrooge, dirige el negocio.
   La efímera historia de Silent Night, Deadly Night podría resumirse en un espíritu vengativo que aflora en el subconsciente de un niño, quien al hacerse mayor, y hacha en ristre, decapita, atraviesa y empala como si de un trofeo se tratara a una serie de personas –sin ninguna culpa- que se les cruzan en su camino hacia la autodestrucción. Unos decentes efectos especiales y de maquillaje a cargo de Karl Wescom y canciones navideñas de fondo (Santa’s Watheling o Sweet Little Baby) endulzan un producto con claras intenciones de hacerlo pasarlo mal a través de una pulsión vengativa determinante en el rostro angelical de Robert Brian Wilson.
   Noche de paz, noche de muerte conocería dos secuelas. La primera de ellas, datada en 1987, con Lee Harry como director, y con infundadas expectativas de éxito. Esta vez el hermano menor —Ricky— tomaría el testigo. La última continuación conocida se produjo dos años después, Silent Night, Deadly Night III: Better Watch Out! Con este único subtítulo se presentó en el Festival de Cine de Barcelona de 1990. Aparentemente nadie sabía que se trataba de una secuela, salvo su director, Monte Hellman, y de su reparto anómalo: el añorado Richard Beymer, Bill Moseley (La matanza de Texas 2) y Robert Culp. Pudiera ser que el hecho de que Josep Maria Civit, su director de fotografía, tuviera algo que ver con esa inhabitual elección en un festival ecléctico y de autor.
   Por su parte, la primera Silent Night, Deadly Night se presentó en la sección oficial del Festival de Cine Fantástico y de terror de Sitges. Desconocemos si fue con la copia que aquí nos ofrece Resen, con subtítulos adecuados e integra, pues las escenas más ‘fuertes’ están insertadas en calidad dvd, dentro de la majestuosa resolución del Blu-ray original norteamericano. Una buena solución.•
 
Àlex Aguilera