38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL FRED ZINNEMANN (PARTE I, 1942-1952)
Cineasta poseedor de una de la selecta carrera cinematográfica conformado por una veintena de largometrajes, la obra de Fred Zinnemann (1907-1997) ha sido objeto de la publicación de un libro monográfico editado por Cátedra, dentro de su veterana colección Signo e Imagen / Cineastas, y escrita por el director de contenidos de cinearchivo.net Christian Aguilera. Aprovechando esta circunstancia, en cinearchivo.net publicamos un dossier dividido en dos partes dedicado al cine de Fred Zinnemann con el análisis de la plana mayor de sus largometrajes. En esta primera entrega podemos encontrar títulos como Los ángeles perdidos (1948), Hombres (1950) y Teresa (1951), que conforman una especie de trilogía de la postguerra, y que sirvieron para asentar la noción del neorrealismo en los Estados Unidos. Para completar el especial daremos cobertura a la reseña del libro sobre Fred Zinnemann, el primero que aparece en el mercado sobre su obra en lengua castellana.
FALLECE A LOS 90 AÑOS EL ACTOR MAX VON SYDOW
Aunque no por esperada resulta menos triste la noticia del fallecimiento el pasado 2 de febrero de Kirk Douglas, quien a sus 103 años se había convertido en uno de los actores más longevos de la Historia del Cine. Uno de los momentos más emotivos de la pasada edición de los premios Oscar fue cuando se honró tributo a Kirk Douglas una semana después de su
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
GHOSTLAND (2018) (EDICIÓN COLECCIONISTA STEELBOOK)
Paulina y sus dos hijas adolescentes, Beth y Vera, heredan una casa de una de sus tías. La primera noche en su nuevo hogar, en pleno campo, sufren el ataque de dos intrusos. Los tres miembros femeninos deberán luchar sin fin para lograr salvar sus propias vidas. Dieciséis años después, Beth es una novelista de éxito, mientras que su hermana Vera, víctima de desequilibrios mentales, vive aún con su madre en aquella casa maldita. Cuando las tres vuelven a reunirse en ese lugar, una ola de acontecimientos infernales se desata de nuevo
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
ENGENDRO MECÁNICO (1977)

DEMON SEED (Donald Cammell) 

                                                      

       
 
Características en DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas.   Formato: 16:9.  Idiomas:  Inglés y Castellano. Subtítulo: Castellano.  Duración: 98 mn. Distribuidora: Resen. Fecha de lanzamiento: 12 de junio de 2019.
SINOPSIS: El doctor Alex Harris vive en una lujosa casa situada a las afueras de Londres. La particularidad de la misma supone el extraordinario despliegue de artilugios, cámaras, aparatos de seguridad y demás que se pueden encontrar por las distintas estancias de la casa. Convertido en un experto en domótica, Alex Harris está a punto de llevar hasta el límite su fascinación por la tecnología aplicada a su cometido como médico: crear un robot que permita la reproducción, mediante técnicas de inseminación artificial, para que su esposa Susan pueda dar a luz en su propia mansión...
COMENTARIO: A lo largo de su intermitente actividad audiovisual el escocés Donald Cammell (pintor vocacional) acumuló más proyectos frustrados que producciones prestar a cristalizar en la gran pantalla. Así pues, durante el hiato de siete años que separa su opera prima Performance (1970) —codirigida por Nicolas Roeg— de Demon Seed (1977) Cammell, entre otros asuntos, estuvo consagrado a la confección de un libreto titulado Ishtar, cuya historia transcurre en Marruecos y tiene lugar el secuestro de un juez (papel ofrecido al icono de la contracultura William S. Burroughs). Años más tarde, una producción que asimismo parte de la premisa de un secuestro que se desarrolla en el norte de África —El viento y el león (1975)— sirvió de primera piedra de toque para Herb Jaffe Productions. La compañía de nuevo cuño volvió a llegar a un acuerdo con la Metro-Goldwyn-Mayer para cubrir parte de la financiación y encargarse de la distribución a escala internacional de Demon Seed, adaptación de la novela homónima de Dean R. Koontz fechada en 1973, la primera de una extensa lista poblada de bestsellers y longsellers. En buena lógica, el carácter indomable de Donald Cammell hubiese podido llevar a ser apartado de la producción de Demon Seed dado que mantuvo discrepancias con Herb Jaffe y sus hijos —el uno asociado a la producción (Steven-Charles) y el otro asumiendo tareas de guionista (Robert)—, pretendiendo el primero que el plot tomara un giro hacia la comedia. No obstante, se impuso el criterio de los Jaffe, consignando en la pantalla una propuesta que combina elementos de ciencia-ficción y de terror localizado en un ambiente doméstico, y con el atractivo de contar al frente de su reparto con una de las actrices más en boga en aquellos años, Julie Christie. Sin duda, ella fue el principal motivo por el cual Cammell se plegó a los deseos de Herb Jaffe, asumiendo así un proyecto de encargo que con el paso de los años el aficionado —en el mejor de los casos— lo acabaría relacionando.
Hija de su tiempo, El engendro mecánico —título de estreno en nuestro país, colocando así el acento en su vertiente terrorífica— responde al tipo de producción de naturaleza singular que se dio dentro del amplio espectro del fantástico en los años setenta, aquella capaz de desarrollar una narrativa que indefectiblemente derive en un final que pueda llegar a sorprender al espectador. En este sentido, Demon Seed preserva no pocos puntos de contacto con Cuando el destino nos alcance (1973) o Sucesos en la IV Fase (1973), realizadas por Richard Fleischer y Saul Bass, respectivamente. Óbviamente, bajo la realidad del siglo XXI al revisar Demon Seed podemos tener la sensación del carácter naif de la propuesta por lo que compete a sus efectos especiales, desluciendo en síntesis una función que, sin embargo, presenta su mayor atractivo en la sabia disposición de piezas en un tablero virtual en que la amenaza proviene de elementos cotidianos. Sin duda, el estreno del film sirvió para que repuntaran las ventas de Demon Seed hasta alcanzar los dos millones de copias. Una cifra ciertamente espectacular que, empero, no disuadió a Koontz de la idea de reescribir la novela en 1997, haciendo del personaje de Susan una mujer de un carácter más fuerte. Eso sí, Koontz no prescindió de uno de los pasajes clave de la novela, en la que Susan es inseminada por una supercomputadora llamada Protheus en su propio hogar, constituyendo en su traslación al celuloide una imagen icónica del fantastique de los setenta, y a su vez, fuente de inspiración, entre otros, para el libreto de Inseminoid (1981), cuya producción dirigió Norman J. Warren.
    Concluida su participación en Engendro mecánico, Donald Cammell experimentó largas ausencias del medio cinematográfico, al punto que tan solo se puso tras las cámaras en un par de largometrajes —White of the Eye (1987) y Wild Side (1995), firmando esta última con seudónimo (Franklin Brauner)— antes de suicidarse a los sesenta y dos años. Una existencia llena de altibajos, cubierta en varios de sus tramos por un manto de «malditismo» que han contribuido a la calificación de cult movie de Engendro mecánico.•     
       
Christian Aguilera