IV EDICIÓN DEL BCN FILM FESTIVAL '020
No faltó a su cita anual, desde hace cuatro años, este Festival de Cine Internacional de Barcelona, con visos de perpetuarse en el atribulado mundo de los certámenes cinematográficos que envuelven la geografía nacional, con especial énfasis en el cine extraído de la literatura. Esta fue una apuesta basada en la incertidumbre de cuándo y cómo tendría lugar la presente edición. En un primer momento, antes de la irrefutable pandemia, su ubicación restaba en período primaveral, inmediatamente después de la adecuada fecha del 23 de abril, día de Sant Jordi y del libro, por extensión. Sin embargo, las malas (pésimas) noticias hicieron reaccionar a la organización de que posponer el Festival dos meses después –calculando fases de escalada y desescalada, así
En estreno
 
ESPECIAL «EL RESPLANDOR» (40 ANIVERSARIO)
Abundando en la importancia que sigue cobrando el cine de Stanley Kubrick en infinidad de cineastas, algunos de los cuales nacidos en el presente siglo, en cinearchivo.net dedicamos un dossier a El resplandor (1980) en el cumplimiento del 40 aniversario de su fecha de estreno. En ese periodo el onceavo largometraje realizado por Kubrick despertó bastantes críticas incluso en los que se consideraban seguidores y/o admiradores de su cine. El paso del tiempo ha propiciado una oleada revisionista al punto que hoy en día admite poca discusión que estamos ante un clásico del género de terror contemporáneo. En cinearchivo.net publicamos un total de siete artículos que abordan otras tantas perspectivas sobre el contenido y el «continente» de The Shining, sumándose de esta forma a la larga lista de artículos que se pueden consultar en la web relativo al cine de Stanley Kubrick.
FALLECE EL DIRECTOR BRITÁNICO SIR ALAN PARKER
El pasado 31 de julio conocíamos la triste noticia del deceso de Sir Alan Parker, a los setenta y seis años de edad, en la ciudad de Londres. Aquejado desde hace años de problemas de salud, Parker se había retirado de la práctica cinematográfico a comienzos del presente siglo después de treinta años en el medio. Desde entonces ejerció labores de activismo social y humanitario a través de distintas entidades (entre ellas, la UNICEF), presidió en British Council y la Academia de Cine Europeo,
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
ROMA (2018)
Colonia “La Roma”, Ciudad de Méjico, año 1971. Cleo es una ama de llaves que trabaja en la casa de una familia de clase media en Ciudad de Méjico, compuesta por el matrimonio, los cuatro hijos, la abuela y el perro. El día a día va uniendo a la familia con Cleo, cuando el padre de familia se va, Aparentemente a Canadá a un congreso médico, y cuando Cleo queda embarazada
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
ROMA (2018)

ROMA (Alfonso Cuarón) 

                                                   

       
 
Características en BD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Tráiler. EXTRAS: Documentales incluidos: Camino a Roma / Instantáneas en el set / El proceso de postproducción / Recuerdo y la imaginación: la imagen de Roma  / El sonido de Roma / Roma nos une: la gira cinematográfica en México.  Formato: 2:35.  Resolución: 1.080 pp. Idiomas:  Castellano. Duración: 135 mn. Distribuidora: A Contracorriente Films. Fecha de lanzamiento: 6 de junio de 2020. Incluye libreto de 108 páginas. 
SINOPSIS: Colonia “La Roma”, Ciudad de Méjico, año 1971. Cleo es una ama de llaves que trabaja en la casa de una familia de clase media en Ciudad de Méjico, compuesta por el matrimonio, los cuatro hijos, la abuela y el perro. El día a día va uniendo a la familia con Cleo, cuando el padre de familia se va, Aparentemente a Canadá a un congreso médico, y cuando Cleo queda embarazada...
COMENTARIO: El cineasta Alfonso Cuarón siempre fue un artista meticuloso. La puesta en escena de sus filmes, unas veces más eficaz que otras, incluidos los filmes más espectaculares, contienen un fascinante punto de vista introspectivo y humanista. Sin perder su particular sentido del espectáculo (me refiero a los elaborados planos-secuencia que constituyen su marca de fábrica) confiere a sus filmes un marcado tono intimista. Ahí están su acertada y oscura contribución a la saga fílmica del joven alumno de Hogwarts, Harry Potter y el Prisionero de Azkabán (2004), su pesimista distopía Hijos de los Hombres (2006), o su filme de aventuras en el espacio Gravity (2013), para demostrar esa calculada y sobria introspección, pese a lo (necesariamente) grandioso y épico de las situaciones que viven los personajes. El realizador, para construir sus espectáculos, jamás necesitó estridencias, efectismos, ni constantes meneos de cámara, ni un montaje de planos muy cortos. En el uso de las 3D para el último filme mencionado, tampoco ha sido de esos realizadores que arrojan objetos al espectador constantemente, ni usa otros golpes de efecto que buscan el sobresalto continuado. Al contrario, dicho soporte tridimensional constituye un ejercicio de estilo completamente coherente con la historia que se narra, como el que realiza Martin Scorsese con La invención de Hugo (2011), o Ang Lee con La vida de Pi (2012), excelentes filmes concebidos para ser vistos en el formato 3D. Alfonso Cuarón, en definitiva, no es un cineasta que busque despertar, zarandear, ni llamar la atención de una manera efectista, estilo parque temático, subestimando la inteligencia de quienes acudimos a una sala de cine.
    Cuando el realizador mejicano decide abordar su proyecto más personal hasta la fecha, después de haber triunfado en la industria del cine de entretenimiento más influente del mundo (la mencionada Gravity le reportó el primer óscar al mejor realizador), lo hace con una absoluta libertad creativa. Roma (2018) es un filme rodado íntegramente en blanco y negro, filmado en 65 milímetros, de 135 minutos de duración, sin planos secuencia en los que distraerse, sin estrellas ni actores conocidos, al menos fuera de su Méjico natal. Es un filme para ser distribuido en la ávida plataforma Netflix, aunque, obviamente, como el caso de El Irlandés (2019), se ha pactado un estreno puntual en salas comerciales, para poder optar, como hizo, a los premios de la Academia. Cuarón introdujo la especifica e innegociable condición de que en Méjico se distribuiría en salas cinematográficas hasta el último rincón del país, donde el filme se ha convertido ya en un icono de su cultura popular. Toda esta operación se orquesta al servicio de la loable idea de recrear los años de la propia infancia del realizador azteca, acaparando labores de dirección, guionista, cinematographer (la luz de sus películas es esencial y en ese sentido la colaboración previa de Emmanuel Lubezki, ha sido crucial) y coproductor, asumiendo así una porción del riesgo de la empresa.
     Mucho ha aprendido Cuarón sobre llevar el timón de esa travesía que es el rodaje de un filme desde sus anteriores producciones mejicanas, su ópera prima Sólo con tu Pareja (1991), así como Y tu mamá también (2000). Y muchas ganas tenía el realizador de contar una historia como la que él mismo vivió siendo un niño a principios de los años 70 del siglo XX en el barrio, o colonia, La Roma. El detallismo es tal, que, en un momento determinado, incluso, podemos observar que la casa de la familia protagonista está en la Calle Tepeji, número 21, en Ciudad de Méjico. Una historia que contempla la vida pasar, y captura un pedazo en la existencia de unos personajes. En este sentido Roma es un filme que debe mucho a la concepción de filmes como Los olvidados (1950), otro poderoso retrato de Ciudad de Méjico, esta vez el inmediatamente posterior a la segunda guerra mundial, o Cuentos de Tokio (1953), uno de los grandes filmes sobre la vejez que se han hecho jamás. Filmes muy diferentes, sin duda, pero muy contenidos en su carga dramática y que constituyen grandes documentos sociales.
     Roma es un filme de planos largos, de cámara estática en su mayoría, o simplemente de suaves y elegantes panorámicas, con mucha riqueza artística en el contino de cada encuadre, por otro lado, muy pictóricos, filmando diferentes realidades contenidas en el mismo plano. Ocurren muchísimas cosas dentro del mismo encuadre, y en su interacción con lo que trascurre inmediatamente fuera de él. Secuencias como la del parto de Cleo (Yalitza Aparicio), el ama de llaves mixteca de la familia protagonista, con ella en primer plano y su bebé al fondo, sin que ella le quite ojo, así lo atestiguan. En ese sentido resulta memorable la secuencia que transcurre en el cine continental, con el filme La Gran Juerga (1966) al fondo de la majestuosa sala, el público ocupando el palco de butacas, y en un primer plano, de espaldas a la cámara y perfil, Cleo y su novio Fermín (José Antonio Guerrero Martínez) se besan, hasta que ella le hace la confidencia de que probablemente esté embarazada, confesión que motiva que el hombre, con la excusa de ir a orinar desaparezca de la vida de la joven. La historia comienza con un picado sobre las baldosas del zaguán de la vivienda de la familia protagonista, asistiendo a su rutinaria limpieza por parte de Cleo, donde se refleja la azotea y el cielo. En esa labor de limpieza, los cubos de agua que se vierten sobre las baldosas adelantan sin duda las aguas bravas del océano que veremos a medida que la historia avance. Formando cierta simetría con el comienzo, el plano final del filme es un contrapicado, donde la cámara, emplazada desde los mencionados azulejos, enfoca hacia las escaleras que conducen a la azotea, y al cielo, que al comienzo se reflejaba en el agua sobre el suelo. Por esas escaleras donde el plano es estático y escuchamos el cuidadísimo sonido natural de la vida que transcurre plácidamente, Cleo ha subido con las ropas de los cuatro niños de la familia a la que asiste, después de venir de la zona de playa en Tuxpán, Veracruz, en el golfo de Méjico, en el catártico último segmento del filme. 
     Entre esos dos planos, el inicial y el final, el filme recrea la vida cotidiana de sus personajes, con sus asperezas, implacable, sin concesiones, con sus buenos y entrañables momentos, con sus risas, enfados, gritos, dolor, solemnidades, entusiasmos, iras… y con dos mujeres, Cleo y la Señora Sofía (Marina de Tavira) sobreponiéndose a sus abandonos y decepciones masculinas, pasando de ser “Chingadas” a ser “Chingonas” en la propia terminología mejicana. La ropa tendida en las azoteas, los juegos de los cuatro niños Pepe, Sofi, Paco y Toño, la pasión por los vehículos grandes como el Galaxy familiar, que pierde todo su sentido cuando el patriarca desaparece, el bullicio de ciertas zonas de la ciudad, la venta de productos infantiles, las manifestaciones estudiantiles, etc. Imágenes éstas, en la ciudad, en el campo, en la playa, que componen un hermoso crisol de nostalgia muy sobrio y contenido. El octavo filme de Alfonso Cuarón es un tapiz costumbrista, maravillosamente iluminado, con una pista de audio absolutamente deliciosa, que capta como nunca el auténtico sonido de una época, de una forma de vida, de unas existencias, cuya narración juega maravillosamente con el fuera del plano. Alfonso Cuarón se ha dado el placer más grande que puede darse un artista: recrear su propio imaginario, su propia nostalgia, con todo lujo de detalles.
     Hay por otra parte, algunos guiños muy interesantes a otros filmes de su autor. Cuando los niños acuden a ver el filme Atrapados en el espacio (1969), se puede descubrir o reafirmarse en que fue uno de los precedentes de su aventura espacial Gravity. La secuencia de la manifestación estudiantil, reprimida por esos jóvenes entrenados por el propio Gobierno represivo del país, que asesinan impunemente a los reivindicativos estudiantes, observada por Cleo y la abuela, la Señora Teresa (Verónica García) desde la tienda de muebles, donde aquélla se reencuentra con quien la dejó embarazada, Fermín, convertido en un asesino represor con pistola, de alguna manera recuerda a las secuencias de masas en ese mundo desolador, de revueltas e incidentes sociales, que nos presenta la mencionada Hijos de los hombres. Todo el segmento final recuerda y mucho al núcleo costero del filme mejicano en coproducción con España, Y tu mamá también. Las fantasías y ficciones de los niños en sus juegos y conversaciones, puede rastrearse un filme que haría las delicias de los jóvenes protagonistas: Harry Potter y el Prisionero de Azcabán. Finalmente, en los (comprensiblemente) agriados caracteres familiares de Mamá Sofía y de la Señora Teresa, pueden rastrearse pequeños retazos en la Dickensiana Grandes Esperanzas (1997).
     Los créditos finales rebelan un plantel de agradecimientos absolutamente apabullante, y que incluye a su hijo Jonás Cuarón (con quien filmó el interesante filme Desierto -2015-), el actor Gael García Bernal (coprotagonista de sus segundo filme arriba mencionado), los realizadores Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu (mejicanos como él), Rodrigo García (hijo del escritor Gabriel García Márquez), o el cineasta Polaco Pawel Pawalovski (todo un experto en la iluminación el blanco y negro como atestiguan sus filmes Ida o Cold War). Los mencionados agradecimientos incluyen al director de fotografía Emmanuel Lubezki, por razones obvias, pero también a Chris Menges y Darius Khondji, auténticos maestros de la luz.
    Al concluir el metraje, nos quedamos con una maravillosa reconstrucción de una época, que, gracias al filme, ha quedado retratada e inmortalizada para siempre, demostrando la admirable capacidad del cine para preservar la historia de la humanidad.•
 
Manuel García de Mesa     

EXTRAS EDICIÓN BLU RAY
La edición en formato doméstico en nuestro país contiene un aluvión de extras, como es costumbre en la mencionada compañía. En este caso, se comprende aún más, al ser una edición practicada en colaboración con The Criterion Colecction, la distribuidora estadounidense sobre cine mundial en EEUU, famosa por sus cuidadas ediciones. Lo primero que llama la atención es la existencia de un libro de 108 páginas, que contiene muchísima información del filme, y en particular, 5 ensayos escritos por gente de las letras que contextualizan la época en la que transcurre el filme. Camino a Roma. (73'). Documental en español, producido por Netflix para acompañar la exhibición en su plataforma del filme. Constituye una extensa mirada al proceso creativo del director. Reflexiones suyas, imágenes de rodaje y conversaciones con actores y miembros del equipo de producción, completan el sensacional recorrido por una historia sin guion, definida como un “viaje a la memoria”. Instantáneas en el Set. (32'). Este documental, también en español, incluye material grabado en el set de rodaje. Hablan los productores, miembros del equipo técnico del filme y las actrices Yaltiza Aparicio y Marina de Tavira. Todos remando a una dirección para en alrededor de 18 semanas conseguir plasmar la visión de Alfonso Cuarón. El Proceso de Postproducción. Este es un documental hablado en inglés, desdoblado, a su vez, en dos documentales. El Recuerdo y la Imaginación: La Imagen de Roma. (21') Cuarón comenzó a trabajar en la imagen que quería para Roma desde mucho antes de comenzar con la filmación en sí. En este sentido, con su gente de confianza, realizó pruebas con distintas cámaras, lentes, así como visionando ingente material fílmico de la época, todo ello para recrear con el más meticuloso detalle su infancia. Este documental se ocupa de todo ese proceso de preproducción, de los laboriosos efectos visuales la mayoría imperceptibles, y el proceso final de laboratorio. El Director de Fotografía Emmanuel Lubezki, “El chivo”, ayudó muchísimo a la hora de la toma de decisiones para la definición del lenguaje visual de la película: Formato ancho o corto, Banco y negro o color, digital o celuloide… El Sonido de Roma. (27'). La envolvente pista de audio del filme es el resultado de una meticulosa captación y mezcla de sonido. Se utilizó el rango del sistema de sonido Dolby Atmos, captando audios exteriores y grabando y utilizando grabaciones de las fuentes originales. Cuarón cuenta que utilizó este sistema para Gravity, pero fue consciente de que funcionaría maravillosamente bien en películas íntimas. La complejidad del proceso pasa por encontrar los sonidos adecuados para cada secuencia. Todo el detalle está narrado con mucha meticulosidad y pasión por sus responsables. Roma Nos Une: La Gira Cinematográfica en Méjico. (18'). Este documental resalta lo importante que era para Alfonso Cuarón que su película se pudiese exhibir en Méjico. Para ello hubo que modernizar las salas de todo el país. De esta manera pudo verse y oírse el filme como fue concebido. El documento recorre la exhibición del filme. Su premio en Venecia, en agosto de 2018, su pase en Toronto, y cómo el filme avivó la polémica plataformas contra salas de cine, la distribución fue una auténtica aventura tan épica como el propio rodaje. Avances. Dos trailers diferentes, de alrededor de 2 minutos cada uno,, culminan la sobresaliente edición de A Contracorriente en connivencia con The Criterion Collection.