IV EDICIÓN DEL BCN FILM FESTIVAL '020
No faltó a su cita anual, desde hace cuatro años, este Festival de Cine Internacional de Barcelona, con visos de perpetuarse en el atribulado mundo de los certámenes cinematográficos que envuelven la geografía nacional, con especial énfasis en el cine extraído de la literatura. Esta fue una apuesta basada en la incertidumbre de cuándo y cómo tendría lugar la presente edición. En un primer momento, antes de la irrefutable pandemia, su ubicación restaba en período primaveral, inmediatamente después de la adecuada fecha del 23 de abril, día de Sant Jordi y del libro, por extensión. Sin embargo, las malas (pésimas) noticias hicieron reaccionar a la organización de que posponer el Festival dos meses después –calculando fases de escalada y desescalada, así
En estreno
 
ESPECIAL ARTHUR PENN (PARTE I, 1958-1970)
A lo largo de la pasada década publicamos en cinearchivo dossiers sobre John Frankenheimer, Sidney Lumet, Robert Mulligan, Martin Ritt y Franklin J. Schaffner. Quedaba pendiente, pues, un especial dedicado a Arthur Penn y con ello completar lo que podríamos denominar la primera línea de la «Generación de la televisión». De todos ellos, Schaffner y Penn son los que presentan una filmografía más exígua, compuesta por catoerce largometrajes cada uno. Para esta primera entrega publicamos un análisis de los primeros siete largos dirigidos por Arthur Penn, que comprenden
FALLECE A LOS 91 AÑOS EL ACTOR CHRISTOPHER PLUMMER
El pasado 5 de febrero falleció el actor canadiense Christopher Plummer en su residencia del estado de Connecticut, a los boventa y un años de edad. Hasta pocos meses antes de certificarse su deceso Plummer había seguido en activo en el mundo del cine, ostentando el honor de haber sido el intérprete con mayor edad en recibir la estatuilla dorada (a los ochenta y un años) por su papel secundario en Beginners (2010). Poseedor de una formidable base como actor teatral su presencia se dejó sentir en la gran
LIII FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'020
En el contexto social en el que vivimos celebrar un festival con lo que ello significa debería resultar, cuanto menos, una temeridad. Sin embargo, el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Sitges se celebró sin aparentes problemas, más allá de las restricciones de horario y limitaciones de aforo. Las consideraciones al respecto son varias y precisas, que convendría matizar en su justo punto, antes de pasar a analizar lo que fue y ha sido un acontecimiento de
ROMA (2018)
Colonia “La Roma”, Ciudad de Méjico, año 1971. Cleo es una ama de llaves que trabaja en la casa de una familia de clase media en Ciudad de Méjico, compuesta por el matrimonio, los cuatro hijos, la abuela y el perro. El día a día va uniendo a la familia con Cleo, cuando el padre de familia se va, Aparentemente a Canadá a un congreso médico, y cuando Cleo queda embarazada
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
CYRANO DE BERGERAC (1990) (EDICIÓN REMASTERIZADA 40 ANIVERSARIO)

CYRANO DE BERGERAC (Jean-Paul Rappeneau) 

                                                      

       
 
Características en BD y DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas. EXTRAS: Tráiler / A propósito de Lola / Sobre Lola la canción / Lola en Nantes / Anouk Aimée habla de su personaje / Restaurando Lola en Hollywood.   Formato: 1:66,1, 16:9. Resolución: 1.080 pp.  Idiomas:  Castellano y Francés. Subtítulos: Castellano. Duración: 90 mn. Distribuidora: A Contracorriente Films. Fecha de lanzamiento: 21 de enero de 2020.  Incluye libreto de 54 páginas en color y papel couché.

SINOPSIS: París (Francia), siglo XVII. Un modesto teatro parisino es el escenario de una de las numerosas bufonadas que lleva a cabo Cyrano de Bergerac, quien no duda en ridiculizar al actor de la función en curso Montfleury, quien tiene prohibido subirse a los escenarios por un periodo de un mes. Allí también se produce el reconocimiento visual del guapo Christian de Neuvillette de la que considera el objeto de sus deseos, por la que está profundamente enamorado: Roxane. Curiosamente, ella es la prima hermana de Cyrano de Bergerac, quien a su vez se siente atraído por Roxane pero no puede expresarle su amor debido al complejo físico que le persigue, una prominente nariz que es merecedora de toda suerte de burlas por aquellos que desconocen la humanidad del gran orador de su comunidad parisina. Sin embargo, el conde de Guiche ha destinado su influencia para que sea el vizconde de Valvert quien contraiga matrimonio con la joven y bella Roxane.
COMENTARIO: Muerto en un duelo a espada Valvert, Cyrano, su verdugo, hace posible que Christian logre ganarse el amor de Roxane. Así pues, Cyrano de Bergerac se encarga de escribir las cartas en verso pero rubricadas con la firma del propio Christian.
Es curioso que dos de las obras literarias francesas más significativas y populares vieran la luz en su traslación a la gran pantalla en apenas un periodo de un año de diferencia. En el caso de Las amistades peligrosas de Choderlos de Laclos —que acaba de reeditar Mondadori dentro de su excelsa colección destinada a los clásicos universales— sería por partida doble: el film homónimo dirigido por el británico Stephen Frears y Valmont (1989) con el cineasta de origen checo Milos Forman tras las cámaras. En esta última, el film se beneficiaría del concurso de Jean-Claude Carrière, el mismo guionista que perpetraría un año después la adaptación de la obra cumbre de Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac (1898). Con el paso de los años tanto el film de Frears como el rodado por Jean-Paul Rappeneau se han revelado como los exponentes cinematográficos en relación a sus obras de partida. Quizás esta certeza tuvo visos de cumplirse por lo que concierne al Cyrano de Bergerac del dúo Carrière-Rappeneau desde el día de su estreno, ya que no se escatimaron medios para la que sería, por aquel entonces, una de las producciones más caras de la cinematografía europea.
A tenor de los casi veinte años transcurridos desde dicha presentación del film, hubiera podido objetarse que el dispendio económico sería sustancialmente menor —al margen de factores tales como la inflación— en nuestros días merced a las técnicas digitales que harían prescindibles la contratación de miles de extras para unas secuencias de acción que adquieren un modesto protagonismo en el curso de la narración. Bajo estos parámetros de cine «digitalizado» seguramente Rappeneau hubiera objetado el envite o sencillamente no hubiera sido propuesto para semejante empresa. Rappeneau es un cineasta de manifiesta vocación clásica, familiarizado con una tradición literaria clásica que le había llevado, en los prolegómenos de su primera etapa de guionista asalariado, a escribir una adaptación de Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas, pero que la prematura muerte del director Jacques Becker hizo que el proyecto finalmente se abortara. Pero difícilmente hoy en día podríamos contar con un actor «nacido» para el personaje como Gérard Depardieu, quien conversaba a finales de la década de los ochenta el perfil y la madurez idónea para enfrentarse a ese místico aventurero de verbo fluido que Carrière, con su habitual mordacidad, lo equiparaba a un pistolero de gatillo fácil en el salvaje Oeste. Una madurez observada desde los recién cumplidos cuarenta años, pero con una experiencia teatral y cinematográfica que cubría la mitad de su vida. Sabido es que Depardieu representa una estirpe, ya en extinción, de intérpretes capaz de declamar cualquier texto, inclusive aquellos que, como en el caso del libreto de Carrière y Rappeneau de Cyrano de Bergerac, precisen de una exigencia máxima por su narración en verso. Asimismo, una vez revisado el documental en torno a Gérard Depardieu que se incluye en este doble DVD, se entiende mucho mejor porqué el actor galo es el único Cyrano posible o, cuanto menos, su némesis cinematográfica. Depardieu, como el personaje creado por la pluma de Rostand, representa una figura pasional, desafiante, excesiva, de humanidad desbordante, pero que en su comportamiento se adivina una constante lucha con su «otro yo», aquel que le recuerda la imperfección de un rostro tocado por una prominente nariz y le impide expresar directamente el amor que siente por su prima hermana Roxane (Anne Brochette).
    Sin restar mérito alguno a Rappeneau, quien figura acreditado como coguionista y que años más tarde daría cuenta, una vez más, de su buen manejo con las secuencias de acción en El húsar en el tejado (1995), la razón de ser de Cyrano de Bergerac se debe fundamentalmente a Gérard Depardieu y al ímprobo trabajo a cargo de Carrière, guionista capaz de lidiar con los textos más complejos y salir airoso de estos desafíos debido, más que a la aplicación de una metodología de trabajo u otro (en el plano teórico ha escrito libros sobre la escritura del guión como The End) a su profundo conocimiento de la naturaleza de la que está construida el alma humana. Pero ni uno ni otro se procurarían un futuro alejado de su país natal. Depardieu haría su primera tentativa ese mismo año en el cine norteamericano con Matrimonio de conveniencia (1990). «Arrebatado» de la que hubiera ido su primera estatuilla a los Oscar por su papel de Cyrano al filtrarse, semanas antes de celebrarse la Ceremonia, a través de la prensa estadounidense un pasado juvenil marcado por sus problemas de delincuencia, Depardieu prefirió la seguridad de pisar su propio terreno y resguardarse de esas campañas, a menudo llenas de infamias, que han ido moldeando una extraña, compleja, a menudo ininteligible personalidad de la que su composición Cyrano toma prestada buena parte. Recomendable, pues, la (re)visión de este título de lustre del cine europeo de finales del siglo pasado —que daría pie a proyectos de similar cariz, como El perro del hortelano (1995) en territorio hispano— junto al documental Gérard Depardieu: un hombre divertido. Mejor, pónganle comillas a este subtítulo.•
Christian Aguilera