EXPOSICIÓN STANLEY KUBRICK EN EL CCCB (OCTUBRE '018-MARZO '019)
Los aficionados al cine de Stanley Kubrick en el estado español tienen un nuevo argumento para “reverenciar” su magna obra merced a la exposición del CCCB (Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona) que se inauguró el pasado 24 de octubre de 2018 y concluirá el 31 de marzo de 2019. Este evento se añade a la oferta de un año prolijo en actividades que giran en torno a la obra de Kubrick, especialmente referido a 2001: una odisea del espacio (1968) en el cumplimiento de su 50 aniversario, con la presencia de parte de la familia Kubrick en la pasada edición —la 51— del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, invitada en la gala de
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE II, 1979-2006)
No cabe duda que la industria cinematográfica estadounidense no perdonó a Robert Altman el haber encadenado dos fracasos comerciales de la envergadura de Quinteto (1979) y Popeye (1980). Por ello, Altman pasó por una etapa preñada de dificultades, buscando refugio en la docencia y tratando de sacar a flote proyectos que en su conjunto palidecían frente a la serie de producciones que había rodado en los años setenta. En cinearchivo.net damos cobertura al análisis de una quincena de largometrajes de Altman comprendidos entre finales de los años setenta
FALLECE EL DIRECTOR STANLEY DONEN A LOS 94 AÑOS
Uno de los últimos actos públicos en que pudimos ver a Stanley Donen (1924-2019) fue con motivo del Oscar® Honorífico que recibió por parte de los miembros de la Academia de las Ciencias y de las Artes Cinematográficas de Hollywood en 1998. Más de veinte años después
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
MICHAEL CIMINO

Editorial: Cátedra.
Colección: Signo e Imagen / Cineastas Nº 110.
Autora: Pilar Carrera. 
Fecha de publicación: septiembre de 2016.
256 pp. 11,0 x 18,0 cm. Tapa blanda. Incluye
bibliografía y filmografía completa. 

Un primer plano de Michael (Robert De Niro), fotograma que corresponde al clímax de El cazador (1978), es la imagen escogida para ilustrar la portada del volumen que Cátedra le dedica al desaparecido Michael Cimino. Y es un fotograma revelador de diversas constantes del discurso que cabe desentrañar en la breve pero tan intensa filmografía del cineasta neoyorquino. Michael se apunta la sien con un revólver y mira a su amigo de un modo conmovedor, compendiando en ese momento fatídico el dolor, la súplica y el estoicismo. Todo eso transmite la mirada del actor, el fotograma. Pero si han visto el filme, saben que esa imagen transmite igualmente la sensación de una pérdida inevitable, el descalabro, la pugna, que se revelará absurda, entre un heroísmo fuera de quicio y la posibilidad, ya irrealizable, de recuperar aquello que se perdió. Puro Cimino.
   Es una imagen, también, que nos sirve para introducir diversos aspectos que desentrañan la filmografía del cineasta en la mirada de Pilar Carrera, la autora del volumen. Carrera aborda la exégesis de dicha obra de forma ambiciosa, muy trabajada, incluso por momentos densa, adentrándose sin complejos en un análisis omnicomprensivo de los motivos que laten bajo las enseñas, tan exuberantes, del cine de Cimino. Dicho de otra forma, amén de un volumen que recorra la filmografía del autor con todo detalle (siguiendo la estructura ya canónica de la colección de Cátedra, consistente en una primera parte que se centra en cuestiones relacionadas con el estilo para centrarse, en una segunda, en el análisis pormenorizado de cada película), Carrera se impone y propone al lector la necesidad de zanjar algunas tesis sobre el cineasta. Y las aborda, sabiamente, partiendo de los lugares comunes que la crítica ha vertido sobre su obra para cuestionarlas y proyectarlas hacia diversos sentidos que, por lo demás, se armonizan desde el prisma que relaciona la ética y la estética.
   En un determinado pasaje del libro, se propone la comparación de Cimino con nada menos que Gustave Flaubert, a quien un amigo editor le proponía aligerar el contenido de su primera novela por considerar que, a pesar de estar bien escrito, había muchas cosas en él que resultaban superfluas, por lo que se imponía algo así como una poda. La comparación es interesante con un autor tantas veces tachado de excesivo (de hecho, pensando en sus mejores obras, que durante tanto tiempo estuvieron acompañadas de polémica), pero en quien, defiende Carrera, ese exceso es una cualidad primordial e indispensable del discurso: «en Cimino se entreveran lo melifluo, lo decadente, lo barroco, lo melancólico, lo ondulante, lo circular, lo sentimental y lo rudo, lo tajante, una violencia primordial, la rudeza y la resistencia. Este juego de contrastes, este desgarramiento, mantiene la forma en un estado de inestabilidad, la preserva danzante, sin descanso, abocada a la circularidad de los Michael Cimino e Isabelle Huppert intercambian impresiones durante un descanso del rodaje de "La puerta del cielo".eternos retornos en los que los personajes y las situaciones vuelven a su lugar de origen, […] dando la razón, aparentemente, al orden, pero aportando ellos mismos, sin algaradas, la marca del desorden».
Dieciséis epígrafes desgranan el análisis pormenorizado de motivos del cineasta (que, con toda intención, la autora presenta como “supuestas flaquezas”). Su enunciación puede servir, al lector de estas líneas, para prefigurarse los términos de ese desglose estilístico, o más bien de discurso y auteur, que el volumen propone del cine de Cimino: 1/ Exceso y extravagancia; 2/ El destino; 3/ La materia; 4/ Melancolía del código; 5/ La forma está en los detalles; 6/ Provocación; 7/ Poiesis; 8/ Letanía; 9/ Delectación morosa; 10/ Erotismo; 11/ La imperfección; 12/ Buenos, malos y protagonistas; 13/ Presencias de una ausencia; 14/ Correspondencias; 15/ Ambigüedad; y 16/ Real-ismo. Hay en el texto, denso pero fértil, del ensayo de Carrera espacio para abordar con detalle cualesquiera aspectos en los que, cualquier aficionado al cine del autor de Manhattan sur (1985), puede recabar a la hora de pensar ese breve pero tan destacado corpus filmográfico: del gusto por la enunciación barroca a la deriva melancólica de los relatos; de la radiografía socio-histórica aguerrida a la presencia ineluctable de un fatum que desborda la corriente dramática; de la atención obsesiva por el detalle en lo escenográfico a la morosidad del ritmo y el silencio que se impone al final de tanto bullicio y contrastes. Incluso la deriva ideológica, como no podía ser de otra manera, tiene presencia en el ensayo.
    En noble correspondencia con ese trabajo sobre los leitmotiv y lo transversal en el cine de Cimino, Carrera prosigue con un apasionante análisis o crítica de cada una de las películas del director en un abordaje atento, especialmente, a las sinuosidades del relato, a la glosa de motivos de puesta en escena siempre desde el prisma del devenir dramático: la autora del ensayo, así, armoniza lo general y abstracto de la primera parte del volumen con lo específico y concreto que queda plasmado en cada uno de esos siete relatos fílmicos. La lectura es apasionante, cumple la función que se le exige: no la de presentar o sintetizar la superficie del cine del autor estudiado sino la de invitar a la reflexión serena al buen conocedor de ese cine.
   Completado con una nutrida bibliografía, este volumen consagrado a Michael Cimino constituye, en fin, una novedad relevante en la tan apasionante colección que Cátedra consagra a cineastas, habida cuenta del rendido culto que el cine del autor de La puerta del cielo (1980) arrastra tras de sí, un culto que, quizá tras su desaparición en 2016, ha trascendido la etiqueta de cineasta maldito para ubicarle en un territorio menos opinable, en la nómina de los grandes creadores de formas que nos legó la última gran generación de cineastas norteamericanos.•
 
Sergi Grau