EXPOSICIÓN STANLEY KUBRICK EN EL CCCB (OCTUBRE '018-MARZO '019)
Los aficionados al cine de Stanley Kubrick en el estado español tienen un nuevo argumento para “reverenciar” su magna obra merced a la exposición del CCCB (Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona) que se inauguró el pasado 24 de octubre de 2018 y concluirá el 31 de marzo de 2019. Este evento se añade a la oferta de un año prolijo en actividades que giran en torno a la obra de Kubrick, especialmente referido a 2001: una odisea del espacio (1968) en el cumplimiento de su 50 aniversario, con la presencia de parte de la familia Kubrick en la pasada edición —la 51— del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, invitada en la gala de
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE II, 1979-2006)
No cabe duda que la industria cinematográfica estadounidense no perdonó a Robert Altman el haber encadenado dos fracasos comerciales de la envergadura de Quinteto (1979) y Popeye (1980). Por ello, Altman pasó por una etapa preñada de dificultades, buscando refugio en la docencia y tratando de sacar a flote proyectos que en su conjunto palidecían frente a la serie de producciones que había rodado en los años setenta. En cinearchivo.net damos cobertura al análisis de una quincena de largometrajes de Altman comprendidos entre finales de los años setenta
FALLECE EL DIRECTOR STANLEY DONEN A LOS 94 AÑOS
Uno de los últimos actos públicos en que pudimos ver a Stanley Donen (1924-2019) fue con motivo del Oscar® Honorífico que recibió por parte de los miembros de la Academia de las Ciencias y de las Artes Cinematográficas de Hollywood en 1998. Más de veinte años después
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
DEL LIBRO A LA PANTALLA: «LA NOVIA DEL DIABLO (THE DEVIL RIDES OUT)»

Editorial: Shangrila. 
Colección: Fantasmagorías nº 3.
Autor: Carlos A. Cuéllar Alejandro.
Fecha de publicación: enero de 2019.
168 pp. 15,0 x 20,5 cm. Tapa blanda con
sobrecubierta.
Incluye bibliografía

El pasado año cumplió su cincuenta aniversario una de las producciones de la Hammer que ha sido objeto de un tiempo a esta parte de diversos enfoques críticos sobre el fondo y la forma de su propuesta: The Devil Rides Out (1968). Dentro de su colección «Fantasmagorías» de reciente creación, el sello valenciano Shangrila ofrece uno de los ensayos más relevantes publicados hasta la fecha en torno a esta pieza cinematográfica dirigida por Terence Fisher, toda una «institución» de la Hammer. Enfrentarse a un texto cinematográfico de semejantes características requiere de un amplio conocimiento, cuando no erudición, sobre los temas que aborda The Devil Rides Out, cuyo guión obra de Richard Matheson (1926-2013) —un fichaje de relumbrón que anotar en el haber de la Hammer— adapta la novela homónima de Dennis Wheatley (1897-1977), publicada por primera vez en 1946. De ahí lo pertinente de que Carlos A. Cuéllar Alejandro, por su conocimiento pluridisciplinar, haya sido el autor de la presente monografía, aquella capaz de resultar didáctica, documentada y rigurosa en su exposición medida no desde la voluntad de epatar al personal o sentar cátedra a El autor de la novela "The Devil Rides Out" Dennis Wheatley.cada página vencida. Más bien, su forma de aproximar al lector a los entresijos de esta producción británica y sus múltiples derivadas conserva más una necesidad de resultar instructivo, interpelando al lector (con alguna que otra exclamación) en ocasiones con un sentimiento de camaradería.
Estructurada en seis partes, La novia del diablo coloca de manera acertada la lupa en algunos de los aspectos que dieron lugar a la elaboración de un proyecto que Christopher Lee (todo un experto en el campo de las Ciencias Ocultas) llevó al estudio para que sopesaran la conveniencia de que la novela de Wheatley tuviera “traducción” en la gran pantalla. Así pues,  Cuéllar da acomodo a un brillante capítulo en que disecciona el origen del texto literario de marras, allí donde “conviven” dos personajes antagonistas —Richleau y Mocata—, que toma (parcialmente) el molde en el caso de este último del controvertido escritor y especialista en ocultismo Aleister Crowley (1875-1947). De esta forma, Cuéllar prepara al lector de cara al análisis pormenorizado del film del que desatiende referirse al mismo con el título que se conoce para su edición en formato digital en nuestro país, el de La novia del diablo. De hecho, Cuéllar lo argumenta porque la traducción plausible al castellano de The Devil Rides Out sería «El diablo cabalgando». En línea con esta manera de proceder, especialmente cauteloso se muestra el autor valenciano de este ensayo a la hora de consignar en el papel únicamente los párrafos que traduce al castellano, mereciendo que lo acompañe su original en inglés, una lengua que Cuéllar maneja con soltura a tenor de una serie de indicios y/o suposiciones. Por consiguiente, se trata de una propuesta en que prima el sentido del rigor, con la singularidad añadida que Cuéllar no se conformó con echar mano de la consulta de más de treinta libros —de materias disímiles— si no que estuvo en los escenarios naturales de rodaje del film (sitos en los condados de Hertfordshire, Middlesex y Buckinghamshire). A partir de esta doble línea de actuación, unida a una constante revisitación del film dirigido por Fisher con la mente puesta en el análisis escena por escena, Cuéllar Alejandro iría hilvanando un ensayo que se remonta varios años antes que haya visto la luz merced a la iniciativa, digna de elogio, de Shangrila Textos. Sin duda, la publicación de estudios en formato libro sobre la Hammer y Terence Fisher a cargo de Juan M. Corral y Joaquín Vallet, respectivamente, serviría de estímulo para que Cuéllar se aventurara a confeccionar un texto que el lector hace suyo al correr de las primeras páginas con la necesidad “vital” de seguir hasta el final y, acto seguido, someter a revisión en DVD The Devil Rides Out. Un ejercicio, este último, que sirve para tomar un pronunciamiento a favor de la postura sabiamente razonada por el profesor de Historia del Cine en su texto, o bien decantarse por los postulados que defiende Corral en su monografía, “acusando” a la Hammer de cierto desdén al elaborar un film con mimbres insuficientes en el apartado de los efectos especiales. En cambio, poco reproche merece el capítulo interpretativo, en que Lee se hizo con el papel de Richleau —la de Peter Cushing, a juicio de Cuéllar, hubiese sido una alternativa estimulante—, al igual que él de linaje aristrocrático, y Charles Gray con el de Mocata. Para el mismo se barajó el nombre de Gert Fröebe, uno de los villanos de la serie Bond, una franquicia en la que asimismo estuvieron ligados de manera puntual  Christopher Lee y Charles Gray. Ambos participaron en algunas de las escenas de mayor calado de The Devil Rides Out, cuya puesta en escena a cargo de Fisher constituye una auténtica lección de savoir faire.
    En suma, se trata de una monografía de notable calidad, presta a abrirnos nuevos caminos en la interpretación de los aspectos de distinta índole que concurren en The Devil Rides Out, empezando por unos títulos de crédito en los que aflora toda una simbología que la erudición del escritor levantino “disecciona” con especial afán didáctico, en uno de los pasajes del libro que merece si cabe un mayor esfuerzo de comprensión para aquellos profanos en materias tales como el ocultismo o el satanismo.•  
 
Christian Aguilera