EXPOSICIÓN STANLEY KUBRICK EN EL CCCB (OCTUBRE '018-MARZO '019)
Los aficionados al cine de Stanley Kubrick en el estado español tienen un nuevo argumento para “reverenciar” su magna obra merced a la exposición del CCCB (Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona) que se inauguró el pasado 24 de octubre de 2018 y concluirá el 31 de marzo de 2019. Este evento se añade a la oferta de un año prolijo en actividades que giran en torno a la obra de Kubrick, especialmente referido a 2001: una odisea del espacio (1968) en el cumplimiento de su 50 aniversario, con la presencia de parte de la familia Kubrick en la pasada edición —la 51— del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, invitada en la gala de
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE I, 1955-1978)
Hace más de una docena de años que supimos de la desaparición de Robert Altman (1925-2006), uno de los directores norteamericanos con una obra extensa que arranca cuando ya había cumplido los treinta años y concluye poco antes de certificarse su deceso. En cinearchivo.net queremos rendir homenaje a Altman con un dossier dividido en dos partes que abarcará el análisis de una treintena de sus largometrajes, algunos de
EL REGRESO DE EMILY MORTIMER
No hace demasiado tiempo hubiese resultado imaginar que una actriz pudiera ver estrenada en la gran pantalla en aprximadamente un mismo año cuatro producciones cinematográficas. Sino de los tiempos que viviamos, en que la mujer cada vez tiene un mayor peso en la sociedad y, por ende, en los órganos de decisión (aunque aún queda mucho camino por recorrer en este sentido), Emily Mortimer (n. 1971) ha obrado esta proeza con el estreno en nuestro país de un póquer de largometrajes en un margen de doce meses. Así pues, hemos podido ver a la hija de los escritores John Mortimer y Penelope Mortimer en La librería (2017), El sentido de un final (2017), The Party (2017) y El regreso de Mary Poppins (2018). Además lo
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
THROUGH A DIFFERENT LENS: STANLEY KUBRICK PHOTOGRAPHS

Editorial: Taschen. 
Editores: Donald Albrecht y Sean Corcoran.
Fecha de publicación: julio de 2018.
328 pp. 27,0 x 34,0 cm. Tapa dura con sobrecubierta.
Idioma: Inglés (partes traducidas al francés
y alemán).
Enlace a web Taschen.

No puede existir un conocimiento completo sobre la obra de Stanley Kubrick sin atender a su actividad de fotógrafo para la revista Look. Fundada en 1937, Look gozó de una extraordinaria popularidad en los tiempos de la postguerra, siendo su etapa de declive los años sesenta, al punto que en 1971 se clausuró su edición. Allí Kubrick obtuvo su primera credencial como profesional, desarrollando centenares de reportajes fotográficos en el periodo comprendido entre 1945 y 1950. Un lustro de frenética actividad, en que Kubrick dejó constancia de sus dotes de observador, captando instantáneas aptas para captar un mosaico de realidades la ciudad que le vio nacer. Confeccionado a raíz de la exposición celebrada en el Museum of the Citiy of New York (con punto de partida en mayo de 2018), Through a Different Lens: Stanley Kubrick Photographs (2018, Taschen) deviene un documento de incalculable valor para kubrickianos prestos a familiarizarse con ese universo visual en blanco y negro que sirvió de antesala a su etapa de cineasta iniciada de una manera semiprofesional a principios de los años cincuenta. En torno a un millar de fotografías con la rúbrica de Kubrick concurren en el presente volumen, todas ellas en positivadas en blanco y negro con la excepción de la imagen en color en primer plano del clown Jacobs que ocupó la portada de uno de los número de Look. En la elección preferente del blanco y negro el futuro cineasta perseguía capturar el realismo que emana de numerosos espacios de la ciudad de Nueva York, ya sea en interiores con la plasmación de edificios públicos o en exteriores, donde quedarían inmortalizados toda clase de transeúntes, con mención especial para Mickey, un trasunto del Pasquale Maggi de El limpiabotas (1946), una cinta paradigmática del neorrealismo italiano. El país transalpino asimismo cobra protagonismo —de manera indirecta— en el volumen que nos ocupa a través de la figura del púgil Rock Graziano (1919-1990), del que Kubrick capta en una serie de instantáneas, al parecer en un clima de concordia que propició incluso que apareciera desnudo pero acomodando un dispositivo lumínico que cubriera sus genitales. Semejantes fotografías encuentran su complemento en otra tanda de imágenes sobre otro boxeador de la época, Walter Cartier (1922-1995), quien junto a su hermano gemelo Vincent intervinieron en el corto documental firmado por Kubrick, Day of Fight (1949). De ahí, pues, radica el interés por esa sesión de fotos, la más extensa de cuantas realizó para Look, con un total de unas mil doscientas imágenes, de la que se reproducen una veintena en Through a Differente Lens… De algún modo, puede entenderse semejante labor un ejercicio preparatorio de cara a un documental dispuesto a reclamar el interés de los que, al cabo, serían sus colegas de profesión. Entre éstos podríamos encontrar a Jules Dassin, al que Kubrick retrató a propósito del rodaje en Nueva York de los exteriores de La ciudad desnuda (1948), un noir de estilizada fotografía cortesía de William H. Daniels que ganaría a la influencia de producciones como El beso del asesino (1955) y Atraco perfecto (1956). Esas instantáneas en que aparecen Dassin y Daniels no llegaron a publicarse, al igual que lo ocurrido con las más de setecientas imágenes captadas por la cámara del neoyorquino con el leit motiv de la showgirl Rosemary Williams. La imagen de Williams maquillándose y observada al fondo del plano por Kubrick fue la escogida para ilustrar la portada de un volumen de grandes dimensiones (27 cm x 34 cm), pero aún así inferior al tamaño de Look (28 cm x 36 cm). Eso sí, la calidad de papel de Through a Different Lens (con un gramaje muy superior al de la revista de marras) permite una excelente reproducción de este millar de imágenes en que podemos recrearnos con algunas instantáneas de celebreties o en curso de serlo —en singular, Leonard Bernstein, el presidente de los Estados Unidos Dwigh D. Eisenhower, Betsy Von Furstenberg (de linaje aristocrático), el citado Rocky Graziano o Montgomery Clift (en el hogar de Kevin McCarthy, su esposa Augusta y su hijo de corta edad Flip) en el artículo titulado “Glannon Boy in Baggy Pants” (julio de 1949)—, pero predominan esos rostros anónimos que pasean por las calles, actúan en espectáculos circenses, visitan night-clubs o asisten a funciones teatrales, entre otros quehaceres extraídos de la cotidianeidad. Sin duda, la mirada fotográfica de aquellos años condicionó sobremanera el desarrollo (semi)profesional de Kubrick a lo largo de la siguiente década, quedando patente en primera instancia por su elección del blanco y negro, el color que mejor se ajustaría para edificiar visualmente tramas noir (Killer’s Kiss, Atraco perfecto), dramas (Fear and Desire, Senderos de gloria, Lolita) e incluso sátiras de contenido político (¿Teléfono Rojo?, volamos hacia Moscú).• 
 
Christian Aguilera