38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL FRED ZINNEMANN (PARTE I, 1942-1952)
Cineasta poseedor de una de la selecta carrera cinematográfica conformado por una veintena de largometrajes, la obra de Fred Zinnemann (1907-1997) ha sido objeto de la publicación de un libro monográfico editado por Cátedra, dentro de su veterana colección Signo e Imagen / Cineastas, y escrita por el director de contenidos de cinearchivo.net Christian Aguilera. Aprovechando esta circunstancia, en cinearchivo.net publicamos un dossier dividido en dos partes dedicado al cine de Fred Zinnemann con el análisis de la plana mayor de sus largometrajes. En esta primera entrega podemos encontrar títulos como Los ángeles perdidos (1948), Hombres (1950) y Teresa (1951), que conforman una especie de trilogía de la postguerra, y que sirvieron para asentar la noción del neorrealismo en los Estados Unidos. Para completar el especial daremos cobertura a la reseña del libro sobre Fred Zinnemann, el primero que aparece en el mercado sobre su obra en lengua castellana.
FALLECE A LOS 90 AÑOS EL ACTOR MAX VON SYDOW
Aunque no por esperada resulta menos triste la noticia del fallecimiento el pasado 2 de febrero de Kirk Douglas, quien a sus 103 años se había convertido en uno de los actores más longevos de la Historia del Cine. Uno de los momentos más emotivos de la pasada edición de los premios Oscar fue cuando se honró tributo a Kirk Douglas una semana después de su
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
GHOSTLAND (2018) (EDICIÓN COLECCIONISTA STEELBOOK)
Paulina y sus dos hijas adolescentes, Beth y Vera, heredan una casa de una de sus tías. La primera noche en su nuevo hogar, en pleno campo, sufren el ataque de dos intrusos. Los tres miembros femeninos deberán luchar sin fin para lograr salvar sus propias vidas. Dieciséis años después, Beth es una novelista de éxito, mientras que su hermana Vera, víctima de desequilibrios mentales, vive aún con su madre en aquella casa maldita. Cuando las tres vuelven a reunirse en ese lugar, una ola de acontecimientos infernales se desata de nuevo
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
UN CINÉFILO EN EL VATICANO

Editorial: Anagrama. 
Colección: Nuevos Cuadernos nº 23.
Autor: Romàn Gubern.
Fecha de publicación: enero de 2020.
119 pp. 10,5 cm x 17,5 cm.
Prólogo de Esteve Riambau.

En apenas unos meses de diferencia, la colección Nuevos Cuadernos del sello Anagrama ha publicado un par de apuntes biográficos escritos por Vicente Molina Foix y Romà Gubern (1934, Barcelona), acaso dos de los ensayistas españoles vinculados al cine con mayor prestigio a escala nacional e internacional. Asimismo, Foix y Gubern comparten la experiencia de haber dirigido y escrito guiones para largometrajes, uno de los cuales —Espérame en el cielo (1988)— se cita de pasada en el libro que nos ocupa. Si por lo que concierne a la obra escrita por Molina Foix la lectura nos adentraba en espacio prácticamente hermético —el propio de una «fortaleza» situada en Hertforshire, próximo a Londres— para aquellos ajenos al círculo familiar y de amistades de Stanley Kubrick, para el posterior título de la colección Romà Gubern nos acompaña a otro emplazamiento sobre el que también se cubre de un velo de privacidad extrema, el del Vaticano. Las poco más de cien páginas que contabiliza esta obra tienen por objeto narrar una vivencia personal que tuvo su punto culminante cuando fue requerido en la Santa Sede para una serie de sesiones deliberativas en el marco del cumplimiento del centenario del cine. A oídos de Valiente había llegado que Romà Gubern permanecería una temporada en la capital transalpina para ocupar la plaza de Director en Roma del Instituto Cervantes. Uno de tantos cargos que ha ostentado el catedrático en Derecho y profesor Emérito en Ciencias de la Comunicación de la Universitat Autònoma de Barcelona, que no le han impedido concebir decenas de libros, el último de los cuales lleva por título Un cinéfilo en el Vaticano (2020). Haciendo acopio de una erudición que razona sobre cuestiones religiosas, pictóricas, históricas, de pura cinefilia e incluso místicas, preferentemente Gubern cubre un arco temporal de un lustro, los que abarcan desde 1990 —cuando entra en contacto con Enrique Planas, director de la Filmoteca Vaticana, a propósito de un congreso organizado por la Federación Internacional de Archivos de Films (FIAF) en La Habana— hasta 1995 —el año del cumplimiento del centenario del Séptimo Arte— con el fin de sembrar de anécdotas y de episodios (algunos un punto surrealistas) que nos llevan a evaluar la importancia capital de la censura en el cine como instrumento de «salvaguarda» para la preservación de determinados valores éticos y morales.  
    Autor de una cincuentena de libros —preferentemente, ensayos sobre el cine y el cómic, la otra disciplina en la que se ha mostrado conforme a un ducho especialista— hasta la fecha, Romà Gubern destila un estilo de escritura parejo al del propio Molina Foix, preciso, detallista, colorista cuando la ocasión lo propicia y dejando filtrar una cierta ironía que compagina con el rigor en los datos que quedan consignados. En este espacio habla la voz del historiador que indaga sobre los orígenes de la Filmoteca del Vaticano que conservan bajo llave algunas joyas de la cinematografía de corte religioso con un fundamento documental. Por lo que atañe a las piezas de ficción, Gubern detalla cada uno de los títulos que configuran su lista de títulos seleccionados por él mismo y que se reproduce en una de las páginas del libro. El denominador común de todos ellos hace referencia a los «valores espirituales». Dicha condición rige, según criterio de Gubern, para films como Vivir (1951), El milagro de Ana Sullivan (1962), Solaris (1972) o La chambre verte (1977), a modo de ejemplos de la diversidad de espacios geográficos donde se sustancian historias con arreglo a aspirar a formar parte de la selección final de producciones escogidas por la comisión con sede en el Vaticano. Un lugar que óbviamente fue de paso para Romà Gubern, quien regresaría a su actividad docente en el otoño de 1995, en plenos fastos para conmemorar el primer centenario de un Arte al que parece ligado a «perpetuidad» el intelectual catalán prologado para la ocasión por Esteve Riambau, actual Director de la Filmoteca de la Generalitat de Catalunya.•
 
Christian Aguilera