38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL LUCHINO VISCONTI (PARTE II, 1965-1976)
En la segunda y última entrega dedicada a la obra fílmica de Luchino Visconti publicamos el análisis de los siete largometrajes que dirigió en un periodo de algo más de una década. Mermado por su salud a causa de un derrame cerebral sufrido en el transcurso del rodaje de Luis II de Baviera (1973), apenas pudo completar dos títulos más en los últimos años de su
FALLECE A LOS 86 AÑOS EL ACTOR DANNY AIELLO, UN SECUNDARIO DE LUJO
El pasado 12 de diciembre falleció Daniel Louis Aiello Jr. en Nueva Jersey, a los ochenta y seis años de edad. Rostro habitual en el cine USA de los últimos cuarenta años, Danny Aiello, a pesar de su avanzada edad, se mantuvo en activo hasta poco antes de su deceso. Relegado por lo general a la condición de secundario, Aiello empezó a obtener papeles de cierta relevancia en la década de los años ochenta, siendo la última del siglo pasado en que se hizo con el papel protagonista de Ruby / La
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS (2019)
En un pueblo de la Bretaña existe una peculiar biblioteca que alberga libros rechazados por las editoriales. Una joven editora visita el lugar y descubre una novela magistral. Su autor es alguien llamado Henri Pick, un cocinero de una pequeña pizzería ya fallecido. Según su viuda, Pick jamás leyó un libro y lo único que escribió en su vida fue la lista de la compra. ¿Quién era en realidad Henri Pick?
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
EL CINE FRANK TASHLIN

Editorial: Shangrila.
Colección: Proyectos nº 17.
Subtítulo: América satirizada.
Autor: Pablo Pérez Rubio.
Fecha de publicación: junio de 2019.
184 pp. 15,5 x 23,0 cm. Tapa blanda con solapas.
Incluye filmografía completa de los largometrajes.

Más de medio siglo transcurrido desde que Frank Tashlin (1913-1972) dirigió su último largometraje de ficción, el sello valenciano Shangrila ha publicado una monografía sobre una de las personalidades cinematográficas estadounidenses del segundo tercio del siglo XX más ignoradas a nivel crítico en Europa y en su país de origen. Sin lugar a dudas, este hecho vino motivado porque no fue un director (rei)vindicado por la política de autores auspicada por Cahiers du cinéma, a pesar de la defensa que había hecho uno de sus redactores —Jean-Luc Godard— de un cine que entronca con una visión de la vida pasada por el tamiz de lo sarcástico. No sería precisamente el helvético Godard uno de los directores santo de la devoción del crítico, ensayista y escritor tristemente desaparecido hace unos años José María Latorre, pero compartió con Godard un notable interés y respeto por la figura artística de Frank Tashlin. A su paisano aragonés Latorre es una de las personas a las que Pablo Pérez Rubio dedica la presente monografía, atendiendo a la circunstancia que de la lectura de sus críticas y estudios en las páginas de Dirigido por… sirvió para observar el cine de Tashlin con una mirada distinta a la que podría sugerir, en primera instancia, un metteur en scène vinculado a un único género, el de la comedia, bajo el amparo del Studio-System. Con el bagaje que conlleva haber escrito un ensayo sobre el cine de Jerry Lewis —publicado en 2010 por Cátedra dentro de su colección Cineastas / Signo e Imagen—, y un estudio pormenorizado sobre la seminal El profesor chiflado (1963) —vio la luz en librerías en 2009 dentro de la editorial Nau llibres-Octaedro en su colección de monografías sobre películas con el membrete de clásicos o cult movies—, Pablo Pérez Rubio se supo jugar en un terreno que le resultaba familiar. No en vano, de los veintidós largometrajes con personajes de carne y hueso que llegó a dirigir en un periodo de dieciséis años, una tercera parte tuvo a Jerry Lewis ante el visor de la cámara y asimismo compartió tareas de coproductor. Lewis había encontrado en Tashlin la orma de su zapato a la hora de establecer una «sociedad limitada» que les llevó a la cima creativa con Lío en los grandes almacenes (1963) y Caso clínico en la clínica (1964), quien definió a su director el crítico titular de “La Vanguardia” y ocasional ensayista José Luis Guarner el artífice de «la nueva comedia de la destrucción». Ciertamente, la singularidad de Tashlin al abrir un nuevo conducto dentro de la comedia vino derivada de su condición de cartoonist antes que cineasta, en uno de los pocos casos —junto a Gregory LaCava y, en menor medida, Tim Burton— que se han dado a lo largo de la Historia en los Estados Unidos de semejante transición. De aquella experiencia queda refrendada asimismo desde el plano teórico ya que Tashlin participó de la redacción del texto How to Create Cartoons (1952), una de las múltiples revelaciones que podemos enumerar al concluir la estimulante lectura de El cine de Frank Tashlin: América satirizada (2019), acertado subítulo que sintetiza una línea de pensamiento en torno al fundamento de un cine observado con una (media)sonrisa e incluso provocando la carcajada —a propósito de la hilaridad que suscitan las performances de Jerry Lewis, ya sea junto a Dean Martin como en solitario— pero que por debajo de su superficie ofrece una lectura ácida, irónica y/o sarcástica en torno al american way of life, con especial afectación sobre la institución matrimonial.
Aunque pertenecientes a tres editoriales distintas, el zaragozano Pablo Pérez Rubio ha logado completar en una década una suerte de trilogía ensayística que debe servir para arrojar luz en torno a las obras de Jerry Lewis y Frank Tashlin, constituyendo la tercera de las entregas una lúcida y bien estructurada inmersión al cine de alguien que dejó traslucir una personalidad más allá del cánon de un género que parecía haber recurrido a una fórmula over and over. Un cineasta del fenotipo de Tashlin contribuyó a (re)dimensionar el género a lo largo y ancho de la década de los cincuenta y en la primera mitad de los sesenta al amparo de la Fox, la United Artists, la Metro, la Universal, la RKO, la Paramount y la Columbia. Muestra inequívoca que Tashlin no fue un hombre fiel a un estudio; su fidelidad quedó ligada a una forma de entender el arte cinematográfico indisociable a su faceta de dibujante y caricaturista tot court para diversas publicaciones y estudios de animación preferentemente de finales de los años treinta y de los años cuarenta.•
 
Christian Aguilera