IV EDICIÓN DEL BCN FILM FESTIVAL '020
No faltó a su cita anual, desde hace cuatro años, este Festival de Cine Internacional de Barcelona, con visos de perpetuarse en el atribulado mundo de los certámenes cinematográficos que envuelven la geografía nacional, con especial énfasis en el cine extraído de la literatura. Esta fue una apuesta basada en la incertidumbre de cuándo y cómo tendría lugar la presente edición. En un primer momento, antes de la irrefutable pandemia, su ubicación restaba en período primaveral, inmediatamente después de la adecuada fecha del 23 de abril, día de Sant Jordi y del libro, por extensión. Sin embargo, las malas (pésimas) noticias hicieron reaccionar a la organización de que posponer el Festival dos meses después –calculando fases de escalada y desescalada, así
En estreno
 
ESPECIAL «EL RESPLANDOR» (40 ANIVERSARIO)
Abundando en la importancia que sigue cobrando el cine de Stanley Kubrick en infinidad de cineastas, algunos de los cuales nacidos en el presente siglo, en cinearchivo.net dedicamos un dossier a El resplandor (1980) en el cumplimiento del 40 aniversario de su fecha de estreno. En ese periodo el onceavo largometraje realizado por Kubrick despertó bastantes críticas incluso en los que se consideraban seguidores y/o admiradores de su cine. El paso del tiempo ha propiciado una oleada revisionista al punto que hoy en día admite poca discusión que estamos ante un clásico del género de terror contemporáneo. En cinearchivo.net publicamos un total de siete artículos que abordan otras tantas perspectivas sobre el contenido y el «continente» de The Shining, sumándose de esta forma a la larga lista de artículos que se pueden consultar en la web relativo al cine de Stanley Kubrick.
FALLECE EL DIRECTOR BRITÁNICO SIR ALAN PARKER
El pasado 31 de julio conocíamos la triste noticia del deceso de Sir Alan Parker, a los setenta y seis años de edad, en la ciudad de Londres. Aquejado desde hace años de problemas de salud, Parker se había retirado de la práctica cinematográfico a comienzos del presente siglo después de treinta años en el medio. Desde entonces ejerció labores de activismo social y humanitario a través de distintas entidades (entre ellas, la UNICEF), presidió en British Council y la Academia de Cine Europeo,
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
ROMA (2018)
Colonia “La Roma”, Ciudad de Méjico, año 1971. Cleo es una ama de llaves que trabaja en la casa de una familia de clase media en Ciudad de Méjico, compuesta por el matrimonio, los cuatro hijos, la abuela y el perro. El día a día va uniendo a la familia con Cleo, cuando el padre de familia se va, Aparentemente a Canadá a un congreso médico, y cuando Cleo queda embarazada
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
LA EDAD DE ORO DEL CINE POLICÍACO ESPAÑOL (1950-1963)

Editorial: Calamar.
Coordinadores: Antonio José Navarro y
Juan Andrés Pedrero Santos. 
Fecha de publicación: mayo de 2020.
96 pp. 23,0 x 16,0 cm. Rústica cosida
con solapas.
Incluye numerosas fotografías
en blanco y negro.
Prólogo de Eduardo Torres Dulce. 

No viene siendo habitual que en el mismo año, en este caso anormal cuanto menos, dos libros de la misma especie, categoría, lengua y temática aparezcan en un breve espacio de tiempo. Una sorpresa agradable en cualquier circunstancia, más aun en pleno confinamiento, que ha posibilitado que la riqueza bibliográfica dentro del género negro policíaco español se haya visto recompensada con dos piezas distintas pero que hablan de cosas parecidas. Nos referimos a, en primer lugar, el que nos ocupa,  La edad de oro del cine policíaco español (1950-1963), una obra coral que indaga, debate, explica y modera le hegemonía de un subgénero efímero que abarca aproximadamente tres lustros de nuestra historia reciente del cine negro español desde un punto de vista sociológico y cultural, en base a su singularidad dentro de un contexto de postguerra. El segundo, El cine negro español: Del Spanish Noir al policíaco actual (2020, Ediciones JC) de Javier Memba, merecerá, a buen seguro, una reflexión en otro momento. Como bien aparece en algún pasaje del primer libro, el cine policíaco formaba más parte de una necesidad que de una corriente cinematográfica en sí. Un entretenimiento para las clases trabajadoras hartas de ver dramas como las vividas en tiempos de hambruna y estraperlo.
Fotograma de "Apartado de correos 1001", una de las primeras cintas que forjaron la denominada "Edad de oro del cine policiaco espanol".El volumen que nos ocupa, editado de manera ejemplar en cuanto a la composición de textos e inserción de imágenes de gran calidad, está desarrollado a partir de una decena de apartados que invitan al lector a sumergirse en una época complicada en la que nuestros progenitores y abuelos no eran realmente conscientes de la aportación que cineastas como Ignacio F. Iquino, Julio Coll, Miquel Iglesias Bonn, Julio Salvador, Francesc Rovira-Beleta y tantos otros prohombres desconocidos supieron reflejar en esa sociedad herida de muerte, sacrificada como pocas, que debía convivir con un franquismo censor, dubitativo y muchas veces ignorante de lo que se cocía en sus cocinas, cinematográficamente hablando.
De allí surgieron esos realizadores apegados a un modo de hacer cine que no copiaba esquemas provenientes de más allá del Atlántico como se desprende del estudio pormenorizado de la práctica totalidad de los films referenciados. Sí que lo fue la corriente del neorrealismo italiano la que aupó a la categoría correspondiente a nuestros films patrios como aseguran buena parte de las plumas firmantes del libro.
    De lectura amena, el libro, como decíamos, se compone de esos subtemas que ejemplifican la vasta ramificación de su legado y sus connotaciones más allá de lo sociaIgnacio F. Iquino, uno de los mas prolificos realizadores del genero.l. En este sentido y a pesar de que todos ellos nos parecen acertados en la formulación de sus premisas y argumentos, nos quedamos con tres de ellos sin desmerecer el resto. El primero, el cuestionamiento acerca del valor conductor de una ideología hegemónica o bien de un mecanismo transgresor, firmado por el veterano Antonio José Navarro, es harto relevante del poder e influencia que tuvieron que solventar y sortear los distintos cineastas y técnicos para dar forma a films ejemplares en cuanto a su compromiso la mayoría de ellos. Una resistencia que infunde un valor extra a esa manera de narrar, a veces de forma subversiva, como apunta el autor.
    El apartado dedicado a la dicotomía entre el cine fraguado en Barcelona –quizá más importante en cuanto a número de títulos- y el fabricado en Madrid, a través de distintas productoras y Estudios (IFI, Balcázar, CIFESA y otros muchos), no solo es enriquecedor en cuanto a las diferencias existentes entre ellas y su valoración particular, sino en cuanto a una guerra inexistente, que cohabitaba en una época de escasa bonanza. Además, su autor, el especialista catalán Francesc Sánchez Barba, desgrana cada una de las partidas presupuestarias y de subvenciones en forma de categorías que los filmes en cuestión recibían siguiendo unas pautas extremadamente subjetivas, ligadas a su filiación con los gustos del régimen más que por su repercusión internacional, la mayor de las veces.
    Por último, dejamos el más clarificador de lo que representó esa época de nostalgia y tristeza para nuestros antecesores, a través de dos filmes que marcaron la línea argumental de toda una década: A tiro limpio (1963) y A sangre fría (1959). Fotograma correspondiente a "Los atracadores".Con el pretexto de la violencia en esos y otros cuantos filmes adscritos al género que nos concierne, José Luis Salvador Estébenez disecciona lo que sería el verdadero valor y motivo de ese acto absolutamente reprobable, aquí suficientemente justificado como una salida a una desesperanza que se inoculaba en la clase trabajadora de una época de precariedad a todos los niveles. Una respuesta a un ataque, a veces flagrante por parte de una policía expeditiva. En otros momentos, la policía era glorificada por diversos motivos obvios. Paragonándola con el cine norteamericano de los años cincuenta, el nuestro, es visto como un retrato costumbrista temeroso ante una injerencia extranjera. Títulos que abarcan desde la fundacional Brigada criminal (1950), Apartado de correos 2001 (1950), El cerco (1955), Los atracadores (1962) hasta la espléndida Crimen de doble filo (1965). Todas ellas merecedoras de un ciclo dedicado, como bien resalta el libro, a nuestros compatriotas que tuvieron que lidiar con la Autarquía para dignificar un género inexplicablemente ignoto incluso en nuestros lares.•   
 
Àlex Aguilera