IV EDICIÓN DEL BCN FILM FESTIVAL '020
No faltó a su cita anual, desde hace cuatro años, este Festival de Cine Internacional de Barcelona, con visos de perpetuarse en el atribulado mundo de los certámenes cinematográficos que envuelven la geografía nacional, con especial énfasis en el cine extraído de la literatura. Esta fue una apuesta basada en la incertidumbre de cuándo y cómo tendría lugar la presente edición. En un primer momento, antes de la irrefutable pandemia, su ubicación restaba en período primaveral, inmediatamente después de la adecuada fecha del 23 de abril, día de Sant Jordi y del libro, por extensión. Sin embargo, las malas (pésimas) noticias hicieron reaccionar a la organización de que posponer el Festival dos meses después –calculando fases de escalada y desescalada, así
En estreno
 
ESPECIAL LOUIS MALLE (PARTE I, 1956-1974)
Aunque algunos de sus producciones cinematográficas podrían encuadrarlo dentro de la nouvelle vague Louis Malle (1932-1994) nunca se sintió integrado en este movimiento vanguardista, dejándose guiar por su propio instinto a la hora de ir afianzando una filmografía con no pocos atractivos. Más de un cuarto de siglo después de su prematuro
EN LA MUERTE DE MICHAEL APTED, EL DIRECTOR DE «GORILAS EN LA NIEBLA»
El inicio de 2021 nos ha deparado la triste noticia del fallecimiento de Michael Apted, a los setenta y nueve años de edad. Cineasta británico de largo recorrido, Apted compaginó la dirección de films de ficción con su adscripción a los documentales, género entre los que destaca la serie de
LIII FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'020
En el contexto social en el que vivimos celebrar un festival con lo que ello significa debería resultar, cuanto menos, una temeridad. Sin embargo, el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Sitges se celebró sin aparentes problemas, más allá de las restricciones de horario y limitaciones de aforo. Las consideraciones al respecto son varias y precisas, que convendría matizar en su justo punto, antes de pasar a analizar lo que fue y ha sido un acontecimiento de
ROMA (2018)
Colonia “La Roma”, Ciudad de Méjico, año 1971. Cleo es una ama de llaves que trabaja en la casa de una familia de clase media en Ciudad de Méjico, compuesta por el matrimonio, los cuatro hijos, la abuela y el perro. El día a día va uniendo a la familia con Cleo, cuando el padre de familia se va, Aparentemente a Canadá a un congreso médico, y cuando Cleo queda embarazada
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
EN LA MUERTE DE MICHAEL APTED, EL DIRECTOR DE «GORILAS EN LA NIEBLA»

 


El inicio de 2021 nos ha deparado la triste noticia del fallecimiento de Michael Apted, a los setenta y nueve años de edad. Cineasta británico de largo recorrido, Apted compaginó la dirección de films de ficción con su adscripción a los documentales, género entre los que destaca la serie de cariz antropológico Up  y Bring On the Night (1985), a mayor gloria de Sting, el otrora líder de la formación pop The Police. Hace tiempo publicamos en el apartado «Films de culto del siglo XX» un artículo sobre su opera prima La máscara y la piel (1972), y a principios de febrero haremos lo propio con Gorilas en la niebla (1988), dentro del apartado «Clásicos de nuestro tiempo», a modo de homenaje a un cineasta todoterreno con títulos ciertamente notables en su haber. Descanse en paz, Mr. Apted.   
Tildado de director de corte artesanal, exento de una mínima pátina estilística y de una corrección formal próxima a la monotonía, Michael Apted, empero, ha sabido filtrar a lo largo de su ya dilatada andadura profesional dos de sus temas predilectos, a modo de complemento de su paralela actividad como documentalista: la música moderna y la antropología. En buena lid, Apted se inscribe dentro de la generación de realizadores británicos surgidos de los espacios documentales de la Granada TV o de la BBC posteriores a los nombres de Ken Russell, Nicolas Roeg o Ken Loach. En referencia a Ken Russell —especializado en la cadena pública británica a elaborar monográficos sobre personalidades de la música clásica y que, en su traspaso al celuloide, ofrecería algunas muestras de su labor emprendida en este ámbito (Pasión inmortal, Litzsomanía)— Michael Apted se encomendaría a la confección de producciones de carácter biográfico en torno a cantantes anglosajones de la segunda mitad del siglo XX. En función del conocimiento de los mismos en el país donde fueron estrenadas estas propuestas cinematográficas, se decantaría el fiel de la balanza hacia el éxito o el fracaso de las mismas. Así, la popularidad de la que aún gozaba la cantante de country Loretta Lynn (Sissy Spacek) en los Estados Unidos propiciaría una calurosa acogida, sobre todo en su país natal, Estados Unidos —que se traduciría, al cabo de unos meses de su estreno, en la obtención de siete nominaciones al Oscar®—, a diferencia de la recepción de crítica y público dispensada a uno de los primeros largometrajes rodados por Apted, El ídolo, un explícito título que hace referencia al cantante del grupo The Stary Cats Jim MacLane (David Essex). A modo de presagio de la que sería su eventual despedida de una serie de films destinados a ofrecer un retrato de personalidades de la música, Michael Apted ejercería de director-entrevistador de Bring On the Night, un documento de primera mano que narra el fin de la fugaz trayectoria del grupo Police —icono del pop-rock británico de principios de los ochenta— a través del testimonio de su líder y vocalista Gordon Matthew Summer, en arte Sting, y de algunos de sus colaboradores y familiares. La estructura de Bring On the Night remite a la empleada por Martin Scorsese seis años antes para El último vals (1978), en el que se intercalan secuencias entre bastidores, entrevistas unipersonales y la celebración de un macroconcierto. Las imágenes finales de Bring On the Night donde Sting interpreta de forma desgarrada su emblemático tema Roxanne mientras el público irrumpe en aplausos, se podrían superponer a las de las postreras secuencias del documental tributo a The Band, en la que uno de sus componentes —una vez disuelto el grupo canadiense—, Levon Helm, se integraría al reparto de Quiero ser libre.
   De la devoción de Michael Apted por la antropología, su principal aportación se encuentra en el documental —la confección de Up, una serie de cuatro episodios hasta la fecha que comprende las experiencias vitales de una comunidad inglesa a lo largo de veintidós años— que se complementa con una extensa relación de producciones en este campo. Una excelente credencial, pues, que le llevaría a ser el director elegido para enfrentarse a la dirección de Gorilas en la niebla, Corazón trueno y Nell. En realidad, estos films obedecen a un mismo mecanismo de confrontación entre lo primitivo y lo moderno, lo viejo y lo nuevo, en sendos territorios vírgenes alterados y amenazados por la presencia del hombre blanco. La recreación de los últimos años de la vida de la zoóloga Dian Fossey --sobre todo basándose en sus trabajos de campo, reconvertido en un pormenorizado estudio antropológico sobre los primates de la región del lago Uganda-- en Gorilas en la niebla, posibilitaría un esperado cambio de registro para Sigourney Weaver, refrendado con una nominación al Oscar© —una estatuilla que Sissy Spacek había logrado por su trabajo en Quiero ser libre—. Para Michael Apted, el favor del público que obtuvo Gorilas en la niebla, afianzado por una paulatina concienciación ecológica que había calado en el ánimo de jóvenes multitud de estudiantes de Occidente —a la que voluntariamente habían contribuido cantantes como el propio Sting— por aquel entonces, le permitiría afrontar un nuevo retrato de corte antropológico, en esta ocasión referido a la problemática suscitada entre miembros de una reserva india y sus colonizadores blancos, en la que no falta un cierto tono místico en su trama argumental, asimismo presente en el sountrack compuesto por James Horner. Con Corazón trueno la Tribecca de Robert de Niro y Jane Rosenthal prácticamente hacía efectiva su debut como productora, pero la operación no surtió efecto. Una circunstancia negativa que redundaría en el infortunio que padecería su director Michael Apted después de Nell, otra vuelta de tuerca sobre el mito del pequeño salvaje protagonizada y producida por Jodie Foster. La aceptación de un proyecto como El mundo nunca es suficiente --la entrega número trece de la saga sobre el agente 007 James Bond (Pierce Brosnan)-- por parte de Apted estuvo motivada en función de la necesidad de volver a reproducir los puntuales éxitos de antaño y, por consiguiente, estar en disposición de afrontar proyectos de primera magnitud. Engima —traslación a la gran pantalla de la novela homónima de Robert Harris, centrada en los avatares de un técnico británico especialista en descifrar códigos en clave durante la Segunda Guerra Mundial— se encamina en esta dirección, al tiempo que supone para Apted un regreso, por una parte, a una misma etapa y un mismo escenario bélico —como acontece en su ópera prima La máscara y la piel— y por otra parte, a un mismo género, el thriller —en sus diferentes acepciones— del que había dado pruebas de su concisión narrativa con Squeeze, Gorky Park y Medidas extremas.•
 

 

 


⇒ Ir a FICHA PERSONAL de MICHAEL APTED