III EDICIÓN BCN FILM FESTIVAL 2019: AVANCE
Nueva edición, la tercera, de un certamen, el Festival Internacional de Cinema de Barcelona-Sant Jordi (BCN FILM FEST), que, entre el 22 y el 30 de abril, abrirá su programación a casi sesenta cintas, encuadradas en sus distintas secciones. El BCN FILM FEST, ubicado en plena festividad de Sant Jordi (23 de abril, día dell libro), ofrecerá en diferentes salas del Cine Verdi, de Gracia, una temática compartida entre Cine-Literatura-Historia, como ha sido habitual en las dos ediciones anteriores, dando especial énfasis a acontecimientos históricos y personajes icónicos contemporáneos. La novedad, amén de la nueva dirección a cargo de la veterana periodista local Contxita Casanovas, es la de la popularización de los precios por sesión (2’90, como en la Fiesta del Cine), exceptuando las galas de inauguración (LITUS, de Dani de la Orden) y clausura (la aún inédita entre nosotros LA BALADA DE BUSTER SCRUGGS, de los hermanos Coen). . SECCIÓN OFICIAL La llegada a nuestro país del incombustible realizador británico Mike Leigh, responsable de películas como Mr. Turner, para presentar LA TRAGEDIA DE PETERLOO, una reconstrucción de la violenta represión policial sufrida en Manchester dos siglos atrás. También viajará a Barcelona el protagonista de La boda de mi mejor amigo Rupert Everett, debutando como director e interpretando el personaje principal de LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE OSCAR WILDE. También el cineasta catalán Agustí Villaronga oficializará NACIDO REY, una superproducción histórica rodada entre Arabia Saudí y el Reino Unido. También estarán en Barcelona cinco directores para presentar sus operas prima: Agustina Macri, con SOLEDAD, la vida de una figura relevante del movimiento anarquista italiano; el dramaturgo Alexis Michalik con CARTAS A ROXANE, sobre el proceso de escritura de Cyrano de Bergerac; Salvador Simó, y la esperada lcinta de animación BUÑUEL EN EL LABERINTO DE LAS TORTUGAS, acerca del rodaje de la mítica película de Luis Buñuel, Las Hurdes, tierra sin pan; Laura Jou, adaptando LA VIDA SENSE LA SARA AMAT según la novela de Pep Puig; y Víctor Cabaco dando carta de naturaleza a VITORIA 3 DE MARZO, una producción sobre la masacre de marzo de 1976, en Vitoria. La sección oficial la completan: EL BAILARÍN (Ralph Fiennes), EL EMPERADOR DE PARÍS, EL SECRETO DE LAS ABEJAS (Annabel Jankel), HOTEL MUMBAI, LA MIRADA DE ORSON WELLES (Mark Cousins), VIENTO DE LIBERTAD, UNE INTIME CONVICTION, SIR, BRECHT, y ROJO. SECCIONES PARALELAS Dentro de la sección Cinema amb Gràcia, el BCN FILM FEST ofrecerá una selección de comedias con títulos como COMO UN PEZ FUERA DEL AGUA, una comedia triunfadora en la taquilla italiana; DE LA INDIA A PARÍS EN UN ARMARIO DE IKEA, la adaptación del best seller de Romain Puértolas; LOLA Y SUS HERMANOS; LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS intriga y comedia en una adaptación de la novela homónima de éxito de David Foenkinos y dirigida por el francés Remi Bezançon, que presentará el film en el festival; y DULCINEA, comedia de elementos fantásticos y románticos del joven David Hebrero. Todas ellas cintas que encuadran a la perfección la vieja dicotomía entre Cine y Literatura, donde como reza el eslogan del certamen, la película es tan buena como el libro. En cuanto a la sección Arte en el Cine, Jeremy Irons visitará el BCN FILM FEST para presentar el documental PINTORES Y REYES DEL PRADO, en el que el británico conduce personalmente un viaje introspectivo por la historia a través de obras expuestas en el del Museo del Prado, en su 200 aniversario. Por su parte, el italiano Francesco Invernizzi hará lo propio con LEONARDO, V CENTENARIO. Asimismo, Phil Grabsky visitará el festival con EL JOVEN PICASSO, un documental inédito. Completará esta curiosa y minoritaria sección KLIMT & SCHIELE. EROS Y PSYCHE. En la sección Zona Oberta, Manuel Huerga presentará su nuevo documental BARCELONA, LA ROSA DE FOC; Neus Ballús –La plaga- hará lo propio con STAFF ONLY. También se podrá ver EN LOS 90, debut como director del afamado actor Jonah Hill; VARDA BY AGNÈS, la última obra de la recientemente fallecida Agnès Varda; UN ATARDECER EN LA TOSCANA, una reflexión europea a cargo del director Jacek Borcuch; AN ACCIDENTAL STUDIO, el documental sobre Hemdale, la productora de cine de George Harrison; y TOMMY, la versión remasterizada del musical de The Who, coincidiendo con el 50 aniversario del disco homónimo, en una Late Session que promete un revival especial. CINE FEMENINO ITALIANO Y LOS IMPRESCINDIBLES, Enmarcada en un apartado exclusivo, este año el festival programará una retrospectiva de doce títulos de cine italiano contemporáneo, filmes dirigidos únicamente por mujeres. Incluirá los títulos: AMORI CHE NON SANNO STARE AL MONDO, ASSOLO, DOVE CADONO LE OMBRE, FIORE GEMELLO, IL CRATERE, LATIN LOVER, LE MERAVIGLIE (Alice Rohrwacher), LE ULTIME COSE, MIELE (de la actriz Valeria Golino), NICO 1988, SAREMO GIOVANI E BELLISSIMI y, finalmente, VERGINE GIURATA. La sección de Imprescindibles, que cada año recupera clásicos de la historia del séptimo arte para la pantalla grande, abordará la obra y figura de dos de los pioneros más importantes e innovadores del cine norteamericano, Buster Keaton y Charles Chaplin, y lo hará a partir del documental EL GRAN BUSTER de Peter Bogdanovich. Este último pendiente de confirmación como invitado de honor. Imprescindibles programará: EL GRAN BUSTER, EL MAQUINISTA DE LA GENERAL, EL MODERNO SHERLOCK HOLMES, SIETE OCASIONES -la menos conocida de todas ellas), LA QUIMERA DEL ORO, EL GRAN DICTADOR, CANDILEJAS y, en último término la versión francesa CYRANO DE BERGERAC. Un compendio de títulos, equilibrados, que a buen seguro hará la delicia de los medios, invitados y sobremanera, público allí convocado. La edición de consolidación como pretende su equipo de programación. Nueva edición, la tercera, de un certamen, el Festival Internacional de Cinema de Barcelona-Sant Jordi (BCN FILM FEST), que, entre el 22 y el 30 de abril, abrirá su programación a casi sesenta cintas, encuadradas en sus distintas secciones. El BCN FILM FEST, ubicado en plena festividad de Sant Jordi (23 de abril, día dell libro), ofrecerá en diferentes salas del Cine Verdi, de Gracia, una temática compartida entre Cine-Literatura-Historia, como ha sido habitual en las dos ediciones anteriores, dando especial énfasis a acontecimientos históricos y personajes icónicos contemporáneos. La novedad, amén de la nueva dirección a cargo de la veterana periodista local Contxita Casanovas, es la de la popularización de los precios por sesión (2’90, como en la Fiesta del Cine), exceptuando las galas de inauguración (LITUS, de Dani de la Orden) y clausura (la aún inédita entre nosotros LA BALADA DE BUSTER SCRUGGS, de los hermanos Coen). . SECCIÓN OFICIAL La llegada a nuestro país del incombustible realizador británico Mike Leigh, responsable de películas como Mr. Turner, para presentar LA TRAGEDIA DE PETERLOO, una reconstrucción de la violenta represión policial sufrida en Manchester dos siglos atrás. También viajará a Barcelona el protagonista de La boda de mi mejor amigo Rupert Everett, debutando como director e interpretando el personaje principal de LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE OSCAR WILDE. También el cineasta catalán Agustí Villaronga oficializará NACIDO REY, una superproducción histórica rodada entre Arabia Saudí y el Reino Unido. También estarán en Barcelona cinco directores para presentar sus operas prima: Agustina Macri, con SOLEDAD, la vida de una figura relevante del movimiento anarquista italiano; el dramaturgo Alexis Michalik con CARTAS A ROXANE, sobre el proceso de escritura de Cyrano de Bergerac; Salvador Simó, y la esperada lcinta de animación BUÑUEL EN EL LABERINTO DE LAS TORTUGAS, acerca del rodaje de la mítica película de Luis Buñuel, Las Hurdes, tierra sin pan; Laura Jou, adaptando LA VIDA SENSE LA SARA AMAT según la novela de Pep Puig; y Víctor Cabaco dando carta de naturaleza a VITORIA 3 DE MARZO, una producción sobre la masacre de marzo de 1976, en Vitoria. La sección oficial la completan: EL BAILARÍN (Ralph Fiennes), EL EMPERADOR DE PARÍS, EL SECRETO DE LAS ABEJAS (Annabel Jankel), HOTEL MUMBAI, LA MIRADA DE ORSON WELLES (Mark Cousins), VIENTO DE LIBERTAD, UNE INTIME CONVICTION, SIR, BRECHT, y ROJO. SECCIONES PARALELAS Dentro de la sección Cinema amb Gràcia, el BCN FILM FEST ofrecerá una selección de comedias con títulos como COMO UN PEZ FUERA DEL AGUA, una comedia triunfadora en la taquilla italiana; DE LA INDIA A PARÍS EN UN ARMARIO DE IKEA, la adaptación del best seller de Romain Puértolas; LOLA Y SUS HERMANOS; LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS intriga y comedia en una adaptación de la novela homónima de éxito de David Foenkinos y dirigida por el francés Remi Bezançon, que presentará el film en el festival; y DULCINEA, comedia de elementos fantásticos y románticos del joven David Hebrero. Todas ellas cintas que encuadran a la perfección la vieja dicotomía entre Cine y Literatura, donde como reza el eslogan del certamen, la película es tan buena como el libro. En cuanto a la sección Arte en el Cine, Jeremy Irons visitará el BCN FILM FEST para presentar el documental PINTORES Y REYES DEL PRADO, en el que el británico conduce personalmente un viaje introspectivo por la historia a través de obras expuestas en el del Museo del Prado, en su 200 aniversario. Por su parte, el italiano Francesco Invernizzi hará lo propio con LEONARDO, V CENTENARIO. Asimismo, Phil Grabsky visitará el festival con EL JOVEN PICASSO, un documental inédito. Completará esta curiosa y minoritaria sección KLIMT & SCHIELE. EROS Y PSYCHE. En la sección Zona Oberta, Manuel Huerga presentará su nuevo documental BARCELONA, LA ROSA DE FOC; Neus Ballús –La plaga- hará lo propio con STAFF ONLY. También se podrá ver EN LOS 90, debut como director del afamado actor Jonah Hill; VARDA BY AGNÈS, la última obra de la recientemente fallecida Agnès Varda; UN ATARDECER EN LA TOSCANA, una reflexión europea a cargo del director Jacek Borcuch; AN ACCIDENTAL STUDIO, el documental sobre Hemdale, la productora de cine de George Harrison; y TOMMY, la versión remasterizada del musical de The Who, coincidiendo con el 50 aniversario del disco homónimo, en una Late Session que promete un revival especial. CINE FEMENINO ITALIANO Y LOS IMPRESCINDIBLES: Enmarcada en un apartado exclusivo, este año el festival programará una retrospectiva de doce títulos de cine italiano contemporáneo, filmes dirigidos únicamente por mujeres. Incluirá los títulos: AMORI CHE NON SANNO STARE AL MONDO, ASSOLO, DOVE CADONO LE OMBRE, FIORE GEMELLO, IL CRATERE, LATIN LOVER, LE MERAVIGLIE (Alice Rohrwacher), LE ULTIME COSE, MIELE (de la actriz Valeria Golino), NICO 1988, SAREMO GIOVANI E BELLISSIMI y, finalmente, VERGINE GIURATA. La sección de Imprescindibles, que cada año recupera clásicos de la historia del séptimo arte para la pantalla grande, abordará la obra y figura de dos de los pioneros más importantes e innovadores del cine norteamericano, Buster Keaton y Charles Chaplin, y lo hará a partir del documental EL GRAN BUSTER de Peter Bogdanovich. Este último pendiente de confirmación como invitado de honor. Imprescindibles programará: EL GRAN BUSTER, EL MAQUINISTA DE LA GENERAL, EL MODERNO SHERLOCK HOLMES, SIETE OCASIONES -la menos conocida de todas ellas), LA QUIMERA DEL ORO, EL GRAN DICTADOR, CANDILEJAS y, en último término la versión francesa CYRANO DE BERGERAC. En, un compendio de títulos, equilibrados, que a buen seguro hará la delicia de los medios, invitados y sobremanera, público allí convocado. La edición de consolidación como pretende su equipo de programación. I I
En estreno
 
ESPECIAL ROBERT ALTMAN (PARTE II, 1979-2006)
No cabe duda que la industria cinematográfica estadounidense no perdonó a Robert Altman el haber encadenado dos fracasos comerciales de la envergadura de Quinteto (1979) y Popeye (1980). Por ello, Altman pasó por una etapa preñada de dificultades, buscando refugio en la docencia y tratando de sacar a flote proyectos que en su conjunto palidecían frente a la serie de producciones que había rodado en los años setenta. En cinearchivo.net damos cobertura al análisis de una quincena de largometrajes de Altman comprendidos entre finales de los años setenta
MUERE LARRY COHEN, CINEASTA DE CULTO DE LA SERIE B
Fallecido el pasado 23 de marzo en Los Angeles, a los ochenta y dos años, Larry Cohen representó una auténtica figura referencial del cine de serie B de los años setenta y ochenta. A él se deben varias cintas de culto dentro de este género y, en especial, quien dio carta de naturaleza a una
51 EDICIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES
El peligro que conlleva seleccionar dentro de una parrilla de cintas en cualquier certamen que incluya una competencia entre las películas presentadas, resulta ya de por sí harto difícil. Si a ello, añadimos las restricciones propias de la abultada programación y demanda de entradas, nos vemos en la obligación de escoger entre el grano y la paja, aún sabiendo que en muchos
LAS MARAVILLAS DEL MAR (2017)
Jean-Michel Cousteau y sus hijos Céline y Fabien continúan con la noble misión de su padre y abuelo, el comandante Jacques Cousteau. Filmada a lo largo de tres años en localizaciones que van de las islas Fiyi a las Bahamas, nos invitan a sumergirnos en un viaje apasionante bajo el agua de los océanos que cubren el 71 por ciento de la superficie de nuestro planeta. Un festín visual con un importante mensaje educativo y ecológico
LA BANDA SONORA DEL MES: «FIRST MAN (EL PRIMER HOMBRE)» (2018)
Había una gran expectación ante el nuevo proyecto de Danielle Chazelle tras sus dos reconocidos films vinculados (de modo diferente) al mundo de la música, Whiplash (2014) y La La Land (2016), saldados con un gran rendimiento en taquilla además del éxito artístico significado en los tres Oscar® obtenidos por la primera y los seis de la segunda. En este sentido, la pareja artística formada con el compositor Justin
EL LIBRO DEL MES: «JOHN WILLIAMS: SINFONÍAS DE UN NUEVO MUNDO»
Hablar de John Williams es hacerlo no solo de un icono de la música cinematográfica, sino de la música en general. Nacido en Long Island en 1932, estudió composición y piano en la Universidad de California y completó sus estudios musicales en la Escuela Juillard de Nueva York. En sus inicios
«MELANCOLIA» (2011) de Lars Von Trier

ELOGIO A ARMAGEDÓN

Por Ignacio P. Rico
Si hay algún aspecto en la figura de Lars Von Trier equiparable a su capacidad de generar polémicas allá por donde pasa casi siempre motivadas por causas extracinematográficas, pasando a ser últimamente uno de los blancos predilectos de los apóstatas de la corrección política es la mutabilidad continua y, diríamos, caprichosa de su concepción del cine. Sus primeros, extraños e interesantes proyectos condensan sus hallazgos en la incatalogable Europa (1991), ambiciosa y algo ampulosa revisión de los tajos nunca cicatrizados en el último siglo de Historia de nuestro continente. Una imprevista vuelta de tuerca en su carrera lo lleva a ser uno de los principales impulsores del ya mítico movimiento Dogma ’95; y aún más sorprendente nos resulta el hecho de que apenas una de sus películas la dreyeriana Los idiotas (1997)— se adscribe a lo propuesto en el manifiesto inaugural. Frente a quienes han optado por momificar su estilo cinematográfico con tal de ostentar un sello de prestigio artístico, Trier exhibe una ilimitada honestidad creativa, abandonando sin sonrojo lo anteriormente defendido para transitar sendas inexploradas. Nos topamos, de esta forma, con el doble rostro del director: el creador que se implica hasta el fondo en proyectos cuyas propuestas estéticas resultan siempre inusuales y altamente estimulantes, que a su vez es el bufón embaucador, el provocador que conoce perfectamente su estatuto en el mundo artístico y juega maliciosamente con los recelos y expectativas del mundo crítico y mediático.
   Con arrojo suicida y afán demiúrgico, se ha embarcado en proyectos en los que, aparte de centrarse obsesivamente en la concepción y diseño de sofisticados dispositivos cinematográficos, se muestra notablemente capacitado a la hora de arrastrar a sus personajes protagonistas y al espectador con ellos a un tour de force de violencia sorda e ilimitada crueldad a través de la magistral manipulación de los resortes del melodrama tradicional. Así pues, recurre habitualmente a inesperados giros de la trama a veces suaves, otras bruscos para sacudirnos emocionalmente con  megalómano descaro.
Atravesando un período especialmente sombrío en su vida personal, marcada por continuos accesos depresivos y desencuentros varios con los mass media cuyo clímax ha sido tal vez alcanzado con su célebre y malinterpretada, aunque ciertamente estúpida, alusión a su simpatía por Adolf Hitler—, podríamos llegar a pensar que sus últimas dos películas Anticristo (2009) y la propia Melancolía responden a un deseo de hurgar en su turbulenta y enfermiza vida interior. Si bien podemos encontrar en cineastas como Federico Fellini, Nanni Moretti o Takeshi Kitano muestras claves de cine terapéutico, el caso Trier obtiene una dimensión literal de la terapia en un sentido psiquiátrico, resultando por ello único.
    Melancolía es la historia de varias colisiones: en primer lugar, la de un planeta errante que se dirige inexorable hacia nuestra Tierra, pero también la de dos hermanas distantes en sus concepciones vitales y, por encima de todo, la de un director de cine en irreconciliable guerra con la vida. La idea de choque se hace igualmente visible entre las dos partes que conforman la película, que bien podrían resultar episodios independientes, pero cuya violenta coexistencia resulta absolutamente coherente con la bipolaridad manifiesta del filme. Abren la película una serie de tableaux vivants terriblemente bellos, fragmentos de los últimos minutos de vida en la Tierra antes del Apocalipsis. Justo después, nos sumergimos en el núcleo dramático de la trama: Justine (Kirsten Dunst), apasionada y extravagante, acaba de contraer matrimonio con Michael (Alexander Skarsgård). La celebración tendrá lugar en el majestuoso hogar de la comedida y correcta Claire (Charlotte Gainsbourg), hermana de la novia. Las fricciones no tardarán en emerger a la pulcra y brillante superficie: Trier traza con clínica precisión y perspicaz observación de caracteres un mezquino microcosmos dominado por el materialismo, la obsesión por las apariencias y un sistema de valores caduco y absurdo. No es de extrañar, pues, que el cruel iconoclasta amenace esta insulsa galaxia con un imparable peligro interestelar. El cineasta, eso sí, rebasa los límites de la manipulación emocional: no sólo se muestra capaz de contagiarnos con un intachable sentido del suspense el temor (casi) supersticioso de Claire, sino que, además, se permite un giro inesperado, desasosegante e irracional en el desarrollo de los acontecimientos para terminar castigando a sus personajes en uno de los desenlaces más perversos del cine reciente. Ante la angustia por la extinción de la vida humana, la única postura lúcida parece la de la joven depresiva interpretada por una intensa Kirsten Dunst; Trier incluso se atreve a dotar al personaje de atributos de profética lucidez. Acaso nos encontremos ante el aspecto más discutible de la película, que, sin embargo, no merma en modo alguno el impacto visual y sensitivo de la obra.  Quizás, no obstante, podamos justificar este marcado maniqueísmo si entendemos el conjunto del filme como representación dramatizada del malestar psicológico y social de su principal responsable; no debemos descartar la idea de que tal vez nos encontremos ante una forma completamente insólita de cine testimonial.• 
 
Agradecimientos a Diego Salgado  

CUANDO LOS MUNDOS CHOCAN


Por Christian Aguilera
Advertido que Lars Von Trier atraviesa por un periodo creativo más bien cuesta abajo, en consonancia con una crisis personal que ha dejado, en más de una ocasión, desprovista la retaguardia de la sensatez (la rueda de prensa celebrada en Cannes, que le valió ser «distinguido» persona non grata en el certamen galo, explicitaría la separación existente entre el yo nitzchiano y el ser... cuerdo), Melancholia confirma que el cineasta prosigue por la misma senda. El esquema de trabajo de Melancholia es parejo al de Anticristo (2009): un prólogo que anuncia el tono trágico del relato fijado sobre una majestuosa partitura musical (el bello poema Tristán e Isolda de Richard Wagner), y la división en partes del resto de la obra, concentradas en el seguimiento por separado del punto de vista de los personajes femeninos principales en liza. Nada nuevo, pues, en el «itinerario estructural» de la obra de Lars Von Trier, pero para Melancholia el realizador escandinvo llena las cuadrículas temáticas de un estado emocional, el que da nombre al film, que sirve a la causa de la idea de una parábola social sobre la realidad de un mundo que busca reformularse tras las embestidas de una crisis financiera, pero asimismo de valores.
Los síntomas de la precariedad creativa en la que vive instalado desde hace tiempo Von Trier, una vez superado el prólogo —de una belleza descollante, todo hay que decirlo—, sale a relucir a las primeras de cambio cuando asistimos a una especie de spin-off o segunda parte de Los idiotas (1997): una limousine blanca transita por caminos angostos en plena naturaleza. La secuencia en sí misma tallada por el non sense concluye con la novia, Justine (Kirsten Dunst), colocándose al volante del vehículo de más de siete metros de largo ante la mirada impasible del novio —Michael (Alexander Skasgård)— y del chófer (Gary Whitaker). Primer mensaje para la condición humana: los caminos forestales no están diseñados para que pasen limousines. Después de sumar varias maniobras infructuosas, la pareja llega con notable retraso a los aposentos de la mansión que tiene la hermana mayor de ella —Claire (Charlotte Gainsborough)— y su marido John (Kiefer Sutherland). Allí se desarrolla los fastos de una boda en que quedan al descubierto las cuitas familiares de turno a la hora de los parlamentos. Ecos de Rompiendo las olas (1995) se cuelan en los sumideros dramáticos del capítulo titulado «Justine», en honor a un personaje embargado por la melancolía, pasando de un carácter jovial, cariñoso y afable, a una aflicción y desasosiego que parece razonado en función del paulatino acercamiento del planeta Melancolia (sic) a la órbita terrestre. El film se traza sobre círculos concéntricos que giran sobre una misma idea: la insoportable levedad de ese ser llamado Justine. Von Trier se apoya una y otra vez en determinados pasajes de Tristán e Isolda para dar gravedad dramática al asunto, en un recurso que, por repetitivo acaba restándole efectividad. Y el desplome definitivo del film se produce a partir de que la «cámara dogma» fija su objetivo en el personaje de Claire, el supuesto reverso de la moneda de Justine, pero que acaban siendo espejos la una de la otra en cuanto a alinearse en un similar desapego emocional que las impele a depositar sus «esperanzas de futuro» una vez son expuestas a la «destrucción cósmica». Las autoreferencias vuelven a florecer en el devenir de esta segunda parte —Claire, desnuda, busca la paz interior en su contacto a flor de piel con una naturaleza virgen, una estampa muy similar a la que ya habíamos visto en Antichrist—, signo inequívoco que cuando la sequía creativa persiste incluso con el cambio de estación meteorológica, repitiéndose los ciclos durante varios años, el facultativo Von Trier acaba tirando de aquella receta solamente indicada para los autores provenientes del viejo continente que tienen en ciertos festivales especializados su inexcusable caja de resonancia. Sin embargo, con la plaza de Cannes —al menos, hasta nuevo aviso— vetada y Berlín poco proclive a acoger en su seno a un cineasta que parece no hacer ascos a ciertos rasgos de la personalidad de Hitler, Venecia podría erigirse en la futura plataforma mediática del próximo film del danés. Veremos si por entonces ha salido de su galopante crisis creativa. De momento, como diría Ortega y Gasset, dejando al margen la exultante plasticidad visual del film, «los empeños inútiles solo conducen a la melancolía»... con «M» mayúscula de Mister Lars Von Trier.•