38 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE TERROR DE MOLINS DE REI
Tengo que reconocer que desde hace muchos años he tenido una deuda con un certamen al que siempre he querido asistir, pero una u otra circunstancia ha relegado ese acceso pendiente. Unas veces por pereza (‘la mandra’ catalana), temas familiares o meteorológicas y, las más, por la proximidad con el poderoso Festival de Cinema de Sitges, el cual provoca un cansancio a todos los niveles, ha coartado de alguna manera ese deber como aficionado al cine y al ‘fantástico’, en particular, a visitarlo. Pues bien, las circunstancias y las cartas astrales se dieron para imbuirme ni que fuera por unos días en tan atípico y bien intencionado Festival. Digo lo de atípico puesto que está gestionado por un grupo de amigos, que se deben a un género (preferentemente, al terrorífico) con total entrega y empatía, con
En estreno
 
ESPECIAL FRED ZINNEMANN (PARTE I, 1942-1952)
Cineasta poseedor de una de la selecta carrera cinematográfica conformado por una veintena de largometrajes, la obra de Fred Zinnemann (1907-1997) ha sido objeto de la publicación de un libro monográfico editado por Cátedra, dentro de su veterana colección Signo e Imagen / Cineastas, y escrita por el director de contenidos de cinearchivo.net Christian Aguilera. Aprovechando esta circunstancia, en cinearchivo.net publicamos un dossier dividido en dos partes dedicado al cine de Fred Zinnemann con el análisis de la plana mayor de sus largometrajes. En esta primera entrega podemos encontrar títulos como Los ángeles perdidos (1948), Hombres (1950) y Teresa (1951), que conforman una especie de trilogía de la postguerra, y que sirvieron para asentar la noción del neorrealismo en los Estados Unidos. Para completar el especial daremos cobertura a la reseña del libro sobre Fred Zinnemann, el primero que aparece en el mercado sobre su obra en lengua castellana.
FALLECE A LOS 90 AÑOS EL ACTOR MAX VON SYDOW
Aunque no por esperada resulta menos triste la noticia del fallecimiento el pasado 2 de febrero de Kirk Douglas, quien a sus 103 años se había convertido en uno de los actores más longevos de la Historia del Cine. Uno de los momentos más emotivos de la pasada edición de los premios Oscar fue cuando se honró tributo a Kirk Douglas una semana después de su
52 EDICIÓN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES'019
Lo primero que nos viene a la retira ante el estreno de un Festival de Cine con mayúsculas como el de Sitges es su presentación a la sociedad en forma de póster y reflejo a la vez de aquello que será homenajeado a simple vista. Normalmente, identifica a un título dentro de una efeméride elegida casi al azar. Este año era el turno de Mad Max, salvajes de autopista (1979).
GHOSTLAND (2018) (EDICIÓN COLECCIONISTA STEELBOOK)
Paulina y sus dos hijas adolescentes, Beth y Vera, heredan una casa de una de sus tías. La primera noche en su nuevo hogar, en pleno campo, sufren el ataque de dos intrusos. Los tres miembros femeninos deberán luchar sin fin para lograr salvar sus propias vidas. Dieciséis años después, Beth es una novelista de éxito, mientras que su hermana Vera, víctima de desequilibrios mentales, vive aún con su madre en aquella casa maldita. Cuando las tres vuelven a reunirse en ese lugar, una ola de acontecimientos infernales se desata de nuevo
JOKER (2019)
Tras la sorpresa causada por la obtención del León de Oro del Festival de Venecia de este año, 2019, la película de Todd Phillips ha llegado a las pantallas para que el espectador pueda por fin comprobar cómo un film adscrito, en principio, a un género tan codificado como el de los superhéroes (cabe recordar que el Joker es popularmente conocido como el máximo rival y supervillano de
STAR WARS: LOS ARCHIVOS (EPISODIOS IV - VI: 1977-1983)
En 1971 George Lucas recibió veinte mil dólares por dos años de trabajo en la cinta distópica THX1179 que escribió y dirigido. Siete años más tarde, el cineasta californiano se convirtió en uno de los Golden boy
FILMS DE CULTO DEL SIGLO XX (TOMA 117): «AMANECE, QUE NO ES POCO» (1988) (HOMENAJE A JOSÉ LUIS CUERDA)


El pasado 4 de febrero fallecía a los setenta y dos años de edad José Luis Cuerda, uno de los directores españoles más singulares de nuestro cine. Poseedor de una «voz» propia, Cuerda realizó a finales de los años ochenta un largometraje que no admite duda alguna sobre su condición de «película de culto». Al cabo de haberse concretado su estreno en salas comerciales, el culto hacia Amanace, que no es poco (1988) iría creciendo hasta el punto de constituirse una suerte de club de fans autodenominados «amanacetistas». A modo de homenaje a José Luis Cuerda en cinearchivo  publicamos un artículo sobre Amanece, que no es poco, un título indispensable para amantes del surrealismo patrio (con acento de Albacete) aplicado al medio cinematográfico. 
   
 
Por Christian Aguilera

Al margen de haber formado parte de una generación de cineastas que antes de dar el salto a la gran pantalla encontraron acomodo en la televisión estatal española, concibiendo toda suerte de documentales y espacios dramáticos, José Luis Cuerda, a efectos del interés que pueda despertar su nombre para las nuevas generaciones de aficionados al audiovisual en nuestro país, tuvo dos vertientes. La primera corresponde a su desempeño de productor de Alejandro Amenábar en tres de sus largometrajes, Tesis (1995), Abre los ojos (1997) y Los otros (2001); la segunda, razona sobre el hecho de haber sido uno de los precursores de un modelo de humor que arraigaría con fuerza años atrás, el de las ficciones televisivas y/o radiofónicas La hora chanante y Muchachada nui. Una consideración, esta última, que cobra carta de naturaleza tras el visionado de Amanece, que no es poco (1988), tercero de los largometrajes realizados por Cuerda, albaceteño de origen, al igual que Joaquín Reyes y otros miembros de la "sociedad" Muchacha nui.
Rodada en los municipios de Ayna, Lieta y Molinicos, todos ellos pertenecientes a la comunidad de Castilla La Mancha, Amanece, que no es poco se iría gestando a partir de la producción televisiva Total (1983), dirigida por el propio Cuerda y con intervención de algunos de los intérpretes (Chus Lampreave, Luis Ciges, Manuel Alexandre, Miguel Rellán, etc.) y de su cuadro técnico (el compositor José Nieto) que desembarcarían al final de esa década en una de las producciones cinematográficas que mejor acogida obtuvo entre el público español. El paso del tiempo no ha dejado en demasiado buen lugar a Total, auténtico despropósito catódico que apela a una propuesta ya de por sí absurda. En esta tvmovie Agustín González hace las veces de narrador “presencial” de un Londres postapocalíptico en los estertores del siglo XXVI con una fisonomía más propia de un pueblo del interior de nuestro país (se rodó en algunos rincones de Soria). La pobreza de medios con la que se ejecutó Total en buena medida sirvió a Cuerda de esbozo de una especie de propuesta coral que tuvo arraigo un lustro después en la gran pantalla con una mayor dotación presupuestaria, circunstancia que ayudaría a “movilizar” un amplísimo contingente de intérpretes con acento español al que tan solo directores del rango de Luis García Berlanga o Pedro Almodóvar podrían acceder por aquel entonces. En el ínterin, Cuerda iría madurando un proyecto que trataría de echar lastre en relación a la nula efectividad de la vis cómica de la que hace proyecta Total, pero sin apearse de la categoría de silly humor, al más puro estilo de los Monty Python, eso sí, destilado por un humor localista, con los giros y expresiones propios de Albacete contenidos en sus líneas de diálogo o circunloquios. En esencia, pues, José Luis Cuerda estaba escribiendo los capítulos preliminares de ese libro del humor con membrete de Albacete, capaz de expandirse por todo el territorio nacional, y que el público del siglo XXI asimila con Muchacha nui o su “primo hermano” La hora chanante. En ese brebaje de humor que incrimina a distintos resortes del estado (iglesia, educación, política y cúpula militar), la receta ofrecida en Amanece, que no es poco tiene un tanto de condimento berlangiano —con guiño incluido a una de las películas de su director valenciano, Los jueves, milagro (1957), a través del personaje del párroco Paquito (Manuel Alexandre)—, realismo mágico proveniente del otro lado del Atlántico y de Monty Python en la definición de ese "humor del absurdo". Al respecto, de la adscripción del film al humor inherente al sexteto de cómicos anglosajones, presenta sus credenciales en Amanece, que no es poco, por ejemplo, en la escena en que los miembros de la benemérita Fermín (Rafael Díaz) y Pascual (Ovidi Montllor) aleccionan a una pareja a punto de realizar el coito en las calles del municipio para que antes se consagren a una serie de estímulos afectivos, a imagen y semejanza de un hilarante episodio de El sentido de la vida (1983) en que toma el mando el profesor encarnado por John Cleese. Asimismo, a los artífices de la serie Monty Fython’s Flying Circus cabe adjudicarles la “paternidad” de esos pasajes de la cinta de Cuerda en que unos individuos parecen brotar de la tierra, permaneciendo allí incluso durante varios siglos. “Puntos de fuga” de puro surrealismo enquistados en un relato coral asimilado a un ámbito rural, algo consustancial a un periodo del cine español (véase Los santos inocentes, El disputado voto del señor Cayo o La vaquilla, en que la idiosincracia del país parecía medirse mejor a través de este tipo de historias apartadas de las (grandes) urbes, y por tanto, más expuestas a una bien asimilada naturalidad y espontaneidad. Indudablemente, la alargada sombra de Berlanga y de Rafael Azcona —guionista del anterior largometraje realizado por Cuerda, El bosque animado (1987), a partir de la novela de Wenceslao Fernández Flórez— planea sobre Amanece, que no es poco en esa pretendida voluntad por mostrar una capa de comicidad mientras por debajo se coloca la carga de munición suficiente para dinamitar esas estructuras de un estado que aún preserva modos y costumbres franquistas. Ilutrativo de ello deviene las explicaciones que ofrece el cabo Gutiérrez (el eterno facha del cine español José Sazatornil AKA Saza) a los lugareños cuando detalla que la “secreta” se ha impuesto en recuento de votos a la guardia civil. Entonces, una sola voz se eleva en forma de aplausos en el interior de un local del municipio (nunca se explicita su nombre) albaceteño. A renglón seguido, el cabo Gutiérrez, secundado por el alcalde (un entonado Rafael Alonso), manifiesta que, en definitiva, la “secreta” equivale a la guardia civil. Semejante confesión  es atendida nuevamente con una salva de aplausos por parte de los empadronados aenun pueblo al que llegan, amén de un grupo de estudiantes norteamericanos (cuyo portavoz obedece a los rasgos físicos de Gabino Diego), Jimmy (Luis Ciges) y Teodoro (Antonio Resines), padre e hijo montados en un sidecar que abren y cierran con su presencia una función catalogada de rareza desde su gestación, en consonancia con Total, y Así en el cielo como en la tierra (1995), la que podríamos denominar una “trilogía del surrealismo mágico” concebida por José Luis Cuerda antes que, en su faceta de productor, diera la alternativa en el campo del largo a Alejandro Amenábar.•

Características BD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Ficha Técnica y Artística / Galería / Filmografías. Formato: 1:35:1.  Idiomas:  Castellano.  Duración: 110 mn. Distribuidora: Divisa Red. Fecha de lanzamiento: 12 de junio de 2014.
SINOPSIS: Un joven ingeniero español, profesor en la universidad de Oklahoma, vuelve a España para disfrutar de su año Sabático. Su padre ha comprado una moto sidecar para, por una parte, realizar viajes de placer juntos y, por otra, Compensarle por la falta de su madre, a la que el joven ingeniero quería mucho. Padre e hijo llegan a un pueblo de Montaña, muy escondido. El pueblo parece vacío, pero no lo está. Lo que ocurre es que todos los vecinos, menos El negro Ngé Ndomo, han ido a misa. Que todos los habitantes vayan a misa todo los días es lo habitual. El cura se Da tal maña con la liturgia que no hay fiel que quiera perderse el espectáculo. Pero no es esta la única peculiaridad Del pueblo. La Guardia Civil, sin ir más lejos, vela por el orden con especial meticulosidad. En el pueblo se celebran Lecciones generales cada año y en ellas se eligen, por rigurosa votación, los cargo de alcalde, cura, maestro, puta, marimacho en período de prueba y seis adúlteras.
 

Próximo título a publicar (16 de abril de 2020):   

PELLE EL CONQUISTADOR (1988)

(Homenaje a Max Von Sydow)

 


Histórico de «Films de culto del siglo XX»


 

ACT OF VIOLENCE  (1949, Fred Zinnemann)
     (1971, Richard C. Sarafian)
MÁS RÁPIDO QUE EL VIENTO (1958, Robert Parrish)